La Armada argentina busca el submarino a más de 900 metros de profundidad

El contacto que había registrado el 'Víctor Angelescu', construido en Galicia, era un pesquero n Aumentan las reclamaciones de los familiares de los 44 tripulantes

04.12.2017 | 00:36

La búsqueda del submarino argentino ARA San Juan, desaparecido desde hace 18 días, se concentra ahora en un punto a 950 metros de profundidad, mientras crecen las reclamaciones al Gobierno por parte de los familiares de los 44 tripulantes.

El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, aseguró ayer que el sumergible de operación remota ruso Pantera Plus intentará descender hasta los 950 metros, en un punto donde se localizó el "contacto" de un posible objeto metálico.

El vehículo ruso había descendido el sábado a investigar otro "contacto" a 477 metros de profundidad, que había registrado el buque oceanográfico Víctor Angelescu, construido en Galicia, pero se descartó que fuera el submarino ya que por sus características, correspondería a un pesquero.

El sumergible ruso también descendió en la noche del sábado a otro punto de contacto, a 700 metros de profundidad, pero no pudo detectar nada, por lo que se decidió efectuar un nuevo barrido en la zona y eventualmente otro descenso.

Balbi confirmó que existe además un tercer punto de contacto por explorar, a 800 metros de profundidad, pero advirtió de que las condiciones climáticas comenzaron a ser "adversas" y "dificultan mantener la vertical del buque Islas Malvinas", desde donde se opera el sumergible ruso.

El ARA San Juan navegaba en el Atlántico y comunicó por última vez su posición la mañana del 15 de noviembre, en la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa argentina.

Pocas horas antes, había comunicado que cayó agua sobre las baterías, lo que provocó un cortocircuito y un principio de incendio, un problema que dio por subsanado y continuó rumbo a su base, en Mar del Plata (400 kilómetros al sur de Buenos Aires).

Unas tres horas después de la última comunicación, se registró un sonido que podría ser una explosión a 27 kilómetros de la posición comunicada por el submarino, y en esa zona se ha concentrado la búsqueda.

Acusación

Durante su comparecencia el portavoz de la Armada fue sorprendido por el padre de uno de los submarinistas desaparecidos, quien aseguró en plena rueda de prensa que no había sido contactado por la Armada para darle información sobre su hijo.

"Hasta ahora la Armada no me hizo ningún llamado. Ustedes dijeron que a los familiares los informaron y a mi, nada. Yo no recibí ningún llamado", reclamó Luis Antonio Niz, padre del cabo principal Luis Alberto Niz. De inmediato, Balbi se ofreció a tomar su número de contacto y le pidió "disculpas" porque la Armada no es "infalible" y puede cometer "errores". "Mirándolo a los ojos, le pido disculpas", le dijo el portavoz, quien aseguró que le dará toda la colaboración que necesite.

Mientras, el grueso de los familiares de los tripulantes, tras ser informados en Mar del Plata de las últimas novedades en el operativo de búsqueda, salió de la base naval en bloque, portando banderas argentinas y carteles con fotos de los submarinistas.

A las puertas de la base, se detuvieron para hablar con los periodistas y anunciaron que iniciaban allí mismo una marcha hasta una plaza céntrica de esa ciudad para expresar su "dolor", pedir que el presidente argentino, Mauricio Macri, viaje hasta allí a darles respuestas y ordene retomar la fase de búsqueda y rescate del submarino.

El pasado jueves, la Armada resolvió dar por finalizado el operativo de búsqueda con fines de salvamento de la tripulación para pasar a una fase de mero rastreo del submarino con el objetivo de determinar su localización.

La decisión fue adoptada basándose en que, transcurridas dos semanas, no hay ya condiciones para la supervivencia.

"Queremos que se haga presente el señor Macri", reclamaron los familiares, que el viernes pasado fueron visitados en la base por el ministro de Defensa argentina, Óscar Aguad.

Pidieron que el presidente "escuche" su "dolor" y afirmaron que se sienten "desamparados, no por la Armada, sino por el Gobierno".

En medio de la angustia que expresan los familiares, Argentina vivió ayer una jornada de oración por los 44 "valientes servidores de la patria" del submarino y por sus familias.

La invitación a la oración fue lanzada por los obispos de la Iglesia católica en Argentina, quienes se mostraron "conmovidos y perplejos ante la tragedia" y propusieron a todos los argentinos elevar una "plegaria" para que "quienes han sufrido esta pérdida irreparable" puedan "encontrar en la fe un alivio a su dolor".


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine