¿Por qué Jerusalén?

Sagrada para musulmanes, judíos y cristianos, el estatuto final de esta milenaria ciudad es uno de los principales escollos a cualquier tentativa de paz entre israelíes y palestinos

26.12.2017 | 09:07
Cúpula de la Roca, lugar sagrado para los musulmanes en la ciudad antigua de Jerusalén.

El impacto causado en el mundo por el anuncio de que el Gobierno de Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital del Estado de Israel recuerda el estatuto único de esta milenaria ciudad -santa para cristianos, judíos y musulmanes-, en el mismo epicentro del conflicto israelo-palestino, uno de los más longevos del planeta, que ya cumple 70 años, desde que se proclamara el estado hebreo en 1947.

Demasiado santa. Jerusalén cobija entre los muros de su espectacular casco viejo varios lugares santos para miles de millones de individuos. En primer lugar la explanada de las Mezquitas -en árabe Haram al Sharif y Monte del Templo para los judíos- es el tercer lugar santo del islam después de las ciudades de La Meca y Medina.

Según la tradición musulmana, es el santuario más lejano que el profeta Mahoma haya visitado. La emblemática Mezquita de la Roca, con su cúpula dorada, se sitúa en el lugar desde donde, según la creencia musulmana, el profeta ascendió a los cielos a lomos de su yegua alada. Se llama así también por la Mezquita Al Aqsa que se encuentra en el sitio.

También es el sitio más sagrado para los judíos por ser el lugar donde se erigía el templo. El Muro de las Lamentaciones, último vestigio del Segundo Templo judío destruido en el año 70 después de Cristo por las legiones romanas del emperador Tito. Es el sitio más sagrado en el que los judíos pueden rezar.

A poca distancia se encuentra el Santo Sepulcro, el santuario más importante del cristianismo, construido en el lugar donde, según la tradición, Jesús fue crucificado y sepultado.

Capital para los israelíes... Los judíos consideran a Jerusalén, que fuera capital del reino de Israel del rey David (siglo X antes de Cristo), como su capital histórica desde hace más de 3.000 años por razones religiosas y políticas. Después de la destrucción del Segundo Templo por los romanos, la diáspora judía evocó siempre un retorno a Jerusalén.

...y para los palestinos. Los palestinos reivindican Jerusalén oriental como la capital de su futuro Estado. Jerusalén Este fue conquistada a Jordania por Israel en la Guerra de los Seis Días en 1967 y luego anexionada. Para Israel la ciudad fue "reunificada". Una ley israelí la definió en 1980 como capital "eterna e indivisible" de Israel. Actualmente la población de la ciudad es de 850.000 personas, de las cuales los palestinos conforman el 37%. Los palestinos se concentran en los barrios orientales (unos 300.000), donde residen también 200.000 colonos israelíes. El 80% de los palestinos vive bajo el umbral de pobreza y el 25% se encuentra en barrios rodeados por el muro y, por tanto, aislados del resto de la ciudad, según datos de la ONG israelí Ir Amin.

Una fuente de tensiones. Para israelíes y palestinos, Jerusalén es irrenunciable. Para los palestinos, la defensa de Jerusalén y la Mezquita de Al Aqsa es un elemento de unidad e identidad nacional. La explanada es fuente casi permanente de tensiones. Una visita del líder conservador Ariel Sharon en el año 2000 fue la chispa que encendió la II intifada, que duró cinco años y en la que murieron 5.516 palestinos y 1.063 israelíes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine