Aumenta la ola de rechazo al presidente peruano por el indulto a Alberto Fujimori

Protestas y dimisiones ante la sospecha de que Pedro Pablo Kuczynski pactó la medida de gracia con los díscolos del fujimorismo para no ser destituido

27.12.2017 | 01:12
Protestas en Lima, la noche del lunes, tras el anuncio del perdón presidencial a Fujimori.

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, que se libró de ser destituido por el Congreso el pasado jueves, afronta una nueva crisis ante la renuncia de parlamentarios de su grupo y protestas en la calle, tras el indulto concedido al expresidente Alberto Fujimori, que cumplía una condena de 25 años por delitos de lesa humanidad.

Sobre Kuczynski, que solo cuenta con 17 de los 130 escaños del Congreso, pesa la firme sospecha de que pactó con el ala díscola de la fujimorista Fuerza Popular (71 asientos) y concedió el indulto al autócrata a cambio de los votos que necesitaba para no ser defenestrado por mentir en el caso Odebrecht.

El fracaso de la moción para destituir a Pedro Pablo Kuczynski puso de relieve los desencuentros entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori. Kenji desobedeció la orden del partido que lidera su hermana y no votó por la destitución, sino que se abstuvo. Lo apoyaron otros nueve legisladores, y Kuczynski se libró.

La percepción del cambio de cromos entre Kuczynski y Kenji Fujimori prendió la mecha de las protestas. La primera demostración masiva se vio cuando al menos unas cinco mil personas salieron a la calle en Lima para rechazar el indulto y exigir la renuncia de Kuczynski.

Kuczynski se dirigió al país la noche del lunes para justificar el indulto: alegó que lo había otorgado para buscar reconciliar el país antes que Fujimori muera en prisión. "Estoy convencido que quienes nos sentimos demócratas no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión, porque la justicia no es venganza", aseveró el mandatario.

En esa comparecencia, Kuczynski llamó "errores" a los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado Fujimori a 25 años de cárcel y aseguró que la decisión de indultarlo "quizá" ha sido la más difícil de su vida. Pero todavía peor fue cuando Alberto Fujimori manifestó ayer su agradecimiento al presidente peruano y pidió perdón a todos los peruanos a los que "defraudó" durante su mandato.

"Soy consciente que los resultados durante mi gobierno de una parte fueron bien recibidos, pero reconozco por otro lado que he defraudado también a otros compatriotas. A ellos les pido perdón de todo corazón", dijo el expresidente en un mensaje de vídeo grabado desde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Clínica Centenario, en la que permanece ingresado desde el sábado.

"No puedo dejar de expresar mi profunda gratitud por el paso complejo que ha tomado el presidente, que me compromete a su vez, en esta nueva etapa que se abre en mi vida, para apoyar decididamente su llamado a la reconciliación", añadió Fujimori dirigiéndose a Pedro Pablo Kuzcynski.

"Muchas gracias, presidente Kuczynski, por este gesto magnánimo que me ha reconfortado". Tras admitir que el indulto le ha producido "un fuerte impacto" con sentimientos de "extrema alegría y, al mismo tiempo, de pesares", Fujimori aseguró que ahora se suma "a las esperanzas de todos los que luchan por la grandeza del país".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine