11 de abril de 2018
11.04.2018

El riesgo de matar soldados rusos, un año después de 59 misiles

11.04.2018 | 02:01

El temor a un inminente ataque militar de EEUU contra objetivos sirios ha puesto en primer plano el ordenado hace exactamente un año por el presidente Trump, que llevaba poco más de dos meses en la Casa Blanca. El 7 de abril de 2017, Trump ordenó el lanzamiento de 59 misiles de crucero Tomahawk contra la base aérea siria de Shayrat desde dos destructores desplegados en el Mediterráneo oriental.

El ataque fue la represalia decidida por el magnate contra el régimen de Damasco por un supuesto ataque con gas sarín perpetrado por fuerzas gubernamentales contra la localidad de Jan Sheijun, en el noroeste del país, que causó la muerte de más de 80 civiles.

Los Tomahawk impactaron en aviones, refugios fortificados de aeronaves, depósitos de petróleo y de logística, búnkeres de municiones, sistemas de defensa aérea y radares. El ataque, según fuentes oficiales sirias, causó la muerte de al menos nueve civiles, cuatro de ellos niños, y de siete soldados.

Según numerosos analistas, un año después, las opciones de ataque que tiene Trump a su disposición son limitadas si quiere evitar un enfrentamiento directo con las tropas rusas desplegadas en Siria. "EEUU debe tener mucho cuidado en no alcanzar objetivos rusos o matar consejeros rusos, lo que limita considerablemente sus posibilidades de selección de objetivos, dado que los asesores rusos están muy entremezclados con las tropas sirias", explicó un experto del centro de análisis Rand. "En 2017 Trump atacó una base aérea estrictamente siria. Pienso que desde el punto de vista militar, ese es el límite de lo que EEUU puede hacer", añadió el experto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine