Marcus Cooper Walz: "Ha sido la carrera de mi vida"

El palista mallorquín ganó en la categoría de K 1 1.000 metros 'sprint' - Se trata de la cuarta medalla de oro para la expedición española

17.08.2016 | 01:56
Marcus Cooper celebra su oro en la competición de kayak 1000 metros.

Marcus Cooper Walz, campeón olímpico en K1 1.000 metros de piragüismo sprint de los Juegos de Río, declaró que la de ayer fue la carrera de su vida. "Ha sido la carrera de mi vida. Estoy alucinado", dijo tras acabar la carrera y antes de recibir su medalla de oro.

El triunfo era para un sorprendente Cooper que realizó la última parte de su preparación olímpica en Laias (Ourense) junto al equipo de K-4, integrado por los gallegos Óscar Carrera y Rodrigo Germade.

El español superó a todos los favoritos y le dejó la plata al checo Josef Dostal (3:32.145) y el bronce al ruso Roman Anoshkin (3:33.363). Se trata de la sexta medalla, cuarta de oro, para España en estos Juegos Olímpicos.

Ya con el oro al cuello, Cooper dijo que no descartaba una medalla, pero recordó que consiguió su billete a Río "por los pelos" en el preolímpico y que en la semifinal quedó "muy tocado" y "casi" no consigue meterse en la final.

El mallorquín dijo que sus objetivos de lograr medallas en los Juegos Olímpicos se los planteaba "a largo plazo" y tenía en mente que podría conseguirlos en Tokio 2020, a la espera que se incluya en el programa olímpico las regatas de 500 metros, que son su especialidad.

"Tengo 21 años y soy joven. Aspiraba a los Juegos Olímpicos de Tokio a largo plazo. Pero me hice la pregunta de por qué no ir a Río y busqué la clasificación y poder estar. Y no solo me clasifiqué, sino que he ganado el oro", dijo con su medalla de oro al cuello el español.

"Se trata de creer en uno mismo. No tenía nada que perder y mucho que ganar. No he tenido que esperar para Tokio. No solo me he clasificado sino que he ganado el oro. Era mi sueño desde que tenía 12 años y me apunté a piragüismo. Ahora, intentaré seguir así en otros ciclos olímpicos", advirtió.

Sobre la estrategia antes de la final, Cooper dijo que lo importante era controlar los nervios. "Lo más complicado es mantener los nervios. La estrategia la tenía asumida, intenté mantener la calma y hacer lo que estaba en mis manos".

Cooper hizo la carrera que esperaba. Sacó rendimiento a sus cualidades. "Era la carrera que esperaba hacer. Mi objetivo no era medalla. Cuando iba por la mitad iba quinto. Hay que ser muy fuerte y hay que seguir con esa lucha. Confío mucho en mí mismo y sé que tengo muy buen final y esa es la estrategia que tengo. Cuando ves que vas pasando a tus rivales te sube la motivación. Es una pasada ganar los Juegos Olímpicos. Es el mejor momento de mi vida", apuntó.

Cooper asegura que, si se incluyen las carreras de 500 metros en el programa olímpico, barajará dejar de correr el K1 1000 para participar en el K4 500.

El palista nacido en Oxford, que se mudó a Mallorca siendo un niño, recalcó que "siempre" se ha sentido español y es "de corazón español", aunque sólo adquirió la nacionalidad el año pasado, porque es un requisito para que pudiera representar a España en los Juegos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine