La feliz gobernación

Epílogo

04.08.2015 | 01:05
Epílogo

"Siempre se espera un verano mejor y propicio para hacer lo que nunca se hizo".

Manuel Vázquez Montalbán

Por diferentes razones las últimas semanas he recuperado, gracias a la red, un veterano programa de televisión, Epílogo, emitido desde finales de los 90 y al que le deben de quedar episodios por conocer, ya que son entrevistas de Canal+ ideadas por Begoña Aranguren que se emiten después de que el protagonista haya fallecido.

Se ruedan en un plató con un decorado que recrea un salón vacío con tan solo la silla en la que se sienta el entrevistado, un espejo, y una puerta abierta que deja pasar mucha luz. La voz de la entrevistadora es, siempre eso, una voz en off. Más minimalista no puede ser, la realización no nos permite más que detenernos en el lenguaje no verbal de los protagonistas que no disponen de ninguna apoyatura, ni papeles, ni bolígrafos, ni mesa, ni vaso de agua. Solos ante la voz que interroga pronunciando despacio y hueco se encuentran ante la disyuntiva de ser sinceros, de aprovechar la ocasión para maquillar su biografía o ajustar cuentas con los prójimos. Es frecuente ver a los protagonistas atrapados tras la coraza, es la misma que ya les conocíamos en vida y no hacen más que confirmarnos la imagen que de ellos teníamos.

Cada episodio comienza con la frase de la conductora del programa, que nunca aparece en pantalla: "Le recuerdo que esta entrevista será emitida cuando usted haya muerto. En primer lugar, díganos, ¿cómo le gustaría ser recordado?". Termina siempre solicitando al invitado un "comentario final, a modo de Epílogo de su existencia"

Podría decirles que la rueda de prensa del presidente Rajoy el viernes pasado desprendía un aroma a epílogo político bastante contundente, es el enroque del que se ve con las oportunidades casi acabadas y apura sus tiempos buscando molinos y gigantes, tanto le da, siempre que encuentre un culpable al que tratar de ensartar. Pero seguramente no valdrá mucho la pena perder el tiempo en este menester.

Variados personajes me servirán para justificar este folio; pero en la entradilla ya pueden ver que he vuelto a caer en Manuel Vázquez Montalbán. No es que me haga falta buscar ninguna justificación para rebuscar enseñanzas del maestro que encontró Bangkok para que le reventara el pecho hace casi doce años.

Si repasan esta emisión podrán preguntarse dónde está la entrevista hecha por Montalbán a Adolfo Suárez sobre el 23-F, que solo podría hacerse pública después de la muerte del presidente. ¿Dónde está?

Simplemente una reflexión final del protagonista comentando el Juan de Mairena de Antonio Machado; decía Montalbán que Mairena era quizás el más liberal de todos los liberales que hubo nunca en este tragicómico país, en donde discrepar sobre todas aquellas bobadas que suelen metérsele en la cabeza a la masa y a sus representantes políticos es y seguirá siendo considerado como un síntoma de arrogancia o prepotencia, cuando no de locura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine