Un minuto

Gastos inútiles e irritantes

27.08.2015 | 00:30
Gastos inútiles e irritantes

No acierto con el término contundente que exprese bien lo que he sentido al enterarme de la venta, liquidación o adjudicación por sólo 10.000 euros a una compañía china de gran parte del infrautilizado aeropuerto de Ciudad Real que costó unos 435 millones de euros. Conforme leía la noticia pasaba de la vergüenza a la indignación; a esa vergüenza impotente y sonrojante por lo que pueden pensar de nosotros en otros lugares, se sobreponía una indignación y cabreo sordo por el despilfarro que ha supuesto porque esos millones de euros, que de alguna forma ha salido de los bolsillos españoles, ahora no valen ni para comprar un utilitario. Y otro tanto me sucede cuando salta a la actualidad de nuevo, con ocasión del recurrente enfrentamiento entre autonomías por las aguas del Tajo, la inutilidad -rectifico, el excesivo coste del litro de agua- de las plantas desaladoras proyectadas. Si en su momento, a bombo y platillo, se colocaban las primeras piedras de esas obras consideradas geniales, y ahora, también con alharacas y silbidos, habría que colocar unas placas a sus patrocinadores, a Juan Pedro Hernández Moltó, presidente de la infortunada CCM, y a Cristina Narbona, exministra de Medio Ambiente, para vergüenza ajena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine