ÚLTIMA HORA
Investigan una explosión en una terminal de autobuses en Manhattan
Al trasluz

Otro gobierno, otro Feijóo

05.10.2015 | 00:45
Otro gobierno, otro Feijóo

Ni hace las maletas para marcharse a Madrid ni piensa adelantar las elecciones. Está donde está y lo que está. Ese es mensaje de fondo. A un año del final de la legislatura, Feijóo ejecuta, por sorpresa, a golpe de domingo, la mayor remodelación de gobierno de las acometidas desde que reconquistó para el Partido Popular el cuartel de San Caetano. Una vez más, actuando con discreción y rapidez, don Alberto evita filtraciones y especulaciones. La maniobra sorprende a los propios interesados tanto como a quienes podrían haber intentado influir de algún modo en las decisiones presidenciales de intuir que se estaba moviendo el banquillo. Este tipo de golpes de efecto llevan el sello de la casa, van de suyo, porque quien manda, manda, y por eso ya no molestan a nadie.

Más allá de cambiar inesperada y sustancialmente su equipo, Feijóo decide gobernar de otra forma, ser otro Feijóo, en el último tramo de su segundo mandato. A partir de ahora y hasta la cita con las urnas, estará al frente de una Xunta de mayor tamaño y de más peso político. Algo así, hacer política, con mayúsculas, es lo que le reclamaban desde distintos ámbitos, incluido muchos veteranos y pesos pesados del partido, que siempre recelaron del elenco de burócratas y tecnócratas que fueron copando los puestos de máxima responsabilidad en la administración autonómica en base a afinidades personales y a la mecánica de ascensos por escalafón.

De ocho consellerías se pasa a diez. Siendo relevante que el desdoblamiento de varios departamentos (Medio Rural y Mar, por un lado; por otro Infraestructuras con Vivienda y Política Territorial con Medio Ambiente), lo es más la reestructuración competencial que asigna lo relacionado con el empleo a Economía e Industria y crea una consellería en exclusiva para la política social. La elección de los nuevos conselleiros pone de relieve que Feijóo quiere gente y sabia nueva para el Consello, pero con experiencia en la primera línea de la gestión política, que son los ayuntamientos. Tira de políticos de calle, acostumbrados a gobernar a ras de suelo, en contacto directo y permanente con los ciudadanos y sometidos a su escrutinio.

Cuando ya no le quedaba otra, porque era un clamor dentro y fuera del PP el que reclamaba la destitución de la conselleira de Sanidad, don Alberto se deshace de Rocío Mosquera. Para sustituirla nombra al alcalde de Baiona. Jesús Vázquez Almuiña es un médico metido a político, con experiencia en gestión sanitaria, precisamente en la problemática área de Vigo, el epicentro del encendido debate sobre el modelo de colaboración público privada que se suscitó con la puesta en marcha del hospital Álvaro Cunqueiro. Un nombramiento, por tanto, con notable carga simbólica y que encierra además un guiño al área viguesa, que es la que puede decidir quién gobierna Galicia a partir de 2016.

El exalcalde de Ferrol y la todavía regidora de Melide, flamantes conselleiros de Política Social y de Medio Rural, respectivamente, son dos figuras claramente emergentes y piezas clave de ese nuevo, o reinventado, Partido Popular de Galicia que Feijóo quiere dejar en herencia a quien le releve en el liderato, el día que toque. Por eso mismo, dicen que esta remodelación de la Xunta, como otras decisiones orgánicas que la precedieron, no las toma don Alberto sin antes oír el parecer de los mejor colocados en la parrilla sucesoria. Así les va dando pistas?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine