La Estrecha de San Andrés

Martes de Entroido, capital A Coruña

09.02.2016 | 17:16
Martes de Entroido, capital A Coruña

La sorna, la imaginación y el desparpajo caminan de la mano por la barriada de Monte Alto, que este Martes de Entroido vuelve a ser la capital del universo y de la retranca. Recuerdo el andar ceremonioso y pausado por la calle de la Torre de aquel compatriota de barba negra y larga. Ataviado con un voluminoso turbante de toalla, portaba una página de revista sobre el pecho que decía: Bin Laden está morto, xa pode votar nas eleccións galegas. Casualmente, las elecciones a la Xunta de Galicia serán después del verano y todavía no hay candidatos.

O cómo olvidar el lema del ganador del Concurso de Choqueiros de hace unos años: Contra el maltrato, entrégalo a la suegra. Y el ciudadano aparecía sentado en una jaula con una anciana que la sostenía, todo ello manejado por él mismo, con una capacidad maravillosa e inigualable para fustigar una de nuestras peores lacras.

Este martes hay que variar ocho líneas de autobús para que nuestros choqueiros tomen la calle, porque la calle es suya, siempre lo ha sido a pesar de la lluvia, incluso en los tiempos en que el humor era considerado un peligroso enemigo por las fuerzas del orden. Todavía hay culturas que asesinan a los caricaturistas y encarcelan a los bufones: es importante recordarlo tras el reciente aniversario de los atentados contra la sátira del Charlie Hebdo. Utilizaron fusiles de asalto, lanzagranadas y escopetas de acción de bombeo para combatir la burla, como si la ironía o el sarcasmo pudiesen perecer en el tiroteo a un semanario.

El coruñés tiene la fortuna de ser el depositario de una herencia liberal y festiva, reflejo de una geografía venteada y portuaria. A Coruña embruja porque prefiere las comparsas a las procesiones, el carnaval a la cuaresma, el apropósito a la oración y el boato al beato. Resulta casi imposible no dejarse seducir por un territorio que premia a los irreverentes y en el que apenas quedan costaleros. Si más allá de la Torre de Hércules todavía existe algún planeta por descubrir, no será el de la hospitalidad y la tolerancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine