Un minuto

Gestión de lo imperfecto

21.04.2016 | 00:59
Gestión de lo imperfecto

Me cuenta mi dentista que ha asistido a un cursillo sobre lo puesto en el titular. Y yo le referí lo que sigue. Ansioso por experimentar y disfrutar los avances técnicos del coche recientemente adquirido, un día estuve toqueteando todos los botones y mandos a mi alcance. Total, que al día siguiente, al arrancar, me aparece en la pantalla este mensaje: Asistente de emergencia desactivado. Me preocupó y mucho el aviso. Pensé y repasé lo tocado; nada. Busqué en el libro de instrucciones, tampoco. Rendido y humillado acabé en el concesionario. Allí un pelirrojo y experto encargado me arregló en un plis plas el desaguisado. Solucionó mi imperfecta actuación. Porque aprendí varias cosas: que si no sabes, mejor no toques; y segundo: que la clave estaba en el mando Ajustes. Aquel muchacho era como un prestidigitador que iba sacando voces, instrucciones y nociones en una pantalla en la que yo solo había visto emisoras y pistas del CD. Tocando aquellos mandos era como un mago, un ilusionista que sacaba palomas, conejos y hasta un elefante de la chistera. Ajustes, no me olvidaré de esa instrucción. Ni de la lección aprendida para no volver tocar sin saber.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine