Editorial

Soluciones a la falta de aparcamiento y el ruido en A Coruña

05.06.2016 | 01:38

La encuesta sobre la calidad de vida de los hogares gallegos que el Instituto Galego de Estatística (IGE) acaba de hacer pública hace hincapié en dos prioritarias quejas de las familias coruñesas: la falta de plazas de aparcamiento a precio asequible y el ruido que soportan algunas zonas de la ciudad.

Ambas cuestiones son una constante demanda reiterada desde hace años en A Coruña y comparten una razón de fondo, el creciente problema del tráfico en una ciudad con una compleja circulación derivada de su condición de península en la que converge la densa movilidad de un área urbana de medio millón de habitantes con grandes carencias en el transporte metropolitano.

A Coruña es, según esta encuesta, la segunda ciudad gallega, tras Ourense, en la que la falta de plazas de aparcamiento concita más descontento entre sus habitantes. El problema, en este caso, es más acuciante en el centro de la ciudad que en los barrios, ya que en la periferia urbana hay más posibilidades de estacionar y menos parquímetros de la ORA, lo que supone un alivio económico para los residentes. Y soportan menos tráfico de entrada y salida de la ciudad.

Los agentes de la propiedad inmobiliaria consultados por este periódico tras conocerse los datos del IGE aseguran que comprar una plaza en un parking resulta muy difícil y la demanda de alquiler, sobre todo en el centro, es elevada. Los precios por una plaza de aparcamiento en el centro de la ciudad alcanzan ya los 120 euros al mes, mientras que en los barrios se sitúan entre 70 y 80. Los estacionamientos soterrados en espacios públicos, como el Cantón Grande o la plaza de Pontevedra, carecen de vacantes y esto acrecienta el problema diario a la hora de aparcar en las calles.

El ruido es la otra gran preocupación que los coruñeses encuestados por el IGE ponen de manifiesto; al igual que en el caso de la falta de aparcamiento, es la segunda ciudad gallega donde más preocupa, tras Ourense y seguida de Vigo. Si bien el índice de descontento ha caído ligeramente desde 2010, fecha en la que fue realizada la anterior encuesta del IGE. Una de las razones es que la apertura de la tercera ronda ha desplazado una parte del tráfico de entrada y salida de la ciudad.

En este 2016 se elaborará precisamente el nuevo mapa de ruidos de la ciudad, que la ley exige revisar cada cinco años y que el Gobierno local licitó ya en octubre de 2015 con el objetivo de configurar un plan estratégico contra la contaminación acústica en la ciudad. Los responsables municipales de movilidad han adelantado que los principales puntos negros de la ciudad siguen siendo los mismos del mapa elaborado en 2011, salvo los cambios motivados por la tercera ronda o la peatonalización de la Marina, por ejemplo.

La humanización de la entrada a la ciudad por Lavedra consensuada con el Ministerio de Fomento, la ampliación de la patrulla verde y la minimización del ruido generado de noche por el servicio de recogida de basuras son algunas de las actuaciones con las que se pretende mejorar la salud acústica de la ciudad.

Las avenidas de Alfonso Molina, Juan Flórez, Finisterre, A Pasaxe y Ejército; las rondas de Outeiro y Nelle, y las calles Salgado Torres, Severo Ochoa, San Cristóbal, General Sanjurjo, Linares Rivas, Orillamar, Barrié de la Maza, San Andrés, Monelos y Villa de Negreira son los grandes focos de ruido por el enorme peso de tráfico que soportan. El ordenamiento jurídico español en materia de ruido establece la frontera que perturba el bienestar de los ciudadanos a partir de los 55 decibelios, un listón que seguramente se rebasa en la mayor parte de las zonas citadas.

El anterior Ejecutivo de Carlos Negreira diseñó un plan contra el ruido cuando entró en vigor en 2014 la ordenanza de protección contra la contaminación acústica, pero no llegó a ser aprobado ni, consecuentemente, puesto en práctica. Será el nuevo mapa de ruidos que se conocerá este año el que proporcione las pautas para el primer plan estratégico en años contra la contaminación acústica abordado en la ciudad.

Los coruñeses tienen derecho a vivir en una ciudad con niveles de contaminación acústica aceptables y el Gobierno local tiene la responsabilidad de adoptar las medidas necesarias para corregir los excesos que desvele el mapa de ruidos de la ciudad. Pero difícilmente se lograrán soluciones milagrosas si no se actúa con valentía sobre las profundas razones de fondo que han ido configurando este creciente problema, especialmente en lo que atañe al tráfico.

Estas causas últimas son de sobra conocidas, ya que estaban claramente identificadas por los técnicos en el anterior mapa de ruidos de 2011, en el que se recomendaba actuar cuanto antes en su corrección. Sin que ninguna administración actuara responsablemente en consecuencia.

Las conclusiones técnicas del mapa de contaminación acústica de la ciudad coruñesa elaborado hace cinco años hacían ya hincapié en la necesidad de reducir el uso del coche privado y fomentar el transporte colectivo público. Es una prioritaria pauta que se ha abierto camino últimamente en la mayoría de las ciudades españolas y europeas para atajar los problemas de aparcamiento, transporte, ruido y contaminación, y que en A Coruña es aún una asignatura pendiente.

En esa hoja de ruta hay importantes herramientas que pueden aliviar los problemas de calidad de vida que soportan miles de coruñeses por la densidad de tráfico y que deberían haberse puesto en marcha hace ya mucho tiempo. Dos de ellas, que han empezado a ponerse sobre la mesa en los últimos meses, son fundamentales: la adecuada conexión del transporte público metropolitano en el urbano y la conversión de la abandonada línea de ferrocarril de A Coruña a Ferrol en una red de tren de cercanías demandada por los concellos más poblados del área metropolitana.

Ambas medidas, unidas a un mejor acceso a la ciudad por Alfonso Molina, redundarían en un menor uso del coche privado para acceder o salir de la ciudad, con el consecuente alivio en la falta de aparcamiento y el ruido que ensombrecen la calidad de vida de tantos coruñeses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine