Cosas de Ferraz

03.10.2016 | 00:35
Cosas de Ferraz

Veinte días aproximadamente antes del comienzo de Brumario, mes por excelencia propicio para los golpes de estado, se ha dado el golpe de Ferraz y el PSOE cambia de manos, o más bien de cabeza que, por un tiempo, será colegiada con el presidente del gobierno del Principado como primo inter pares. Habrá que esperar algún tiempo para ver cómo se decantan los acontecimientos y, por el bien de todos esperemos que la batalla entre críticos y sanchistas no degenere en secesión, con los socialdemócratas por un lado y por la otra banda con los radicales.

Tranquilos, no vamos a dar el latazo con la analítica de los hechos que abunda en todos los medios. Por cierto, que debe resaltarse la información de La Sexta, un verdadero alarde. Hasta salió Verstrynge, ahora podemita, defendiendo la legitimidad del ya dimitido secretario general por haber sido elegido en su día por la militancia; como quiera que Ferreras, presentador del especial informativo Al Rojo Vivo, le dijese que también había sido elegido por ese sistema Tomás Gómez en la Asociación Madrileña y que Sánchez le había defenestrado, Jorge Verstrynge se salió por los cerros de Úbeda. En cierto modo nos recordó a Leopoldo Calvo Sotelo cuando, preguntado sobre la similitud entre el contencioso de las Malvinas y el de Gibraltar, dijo que el del Cono Sur era un problema distinto y distante... Muy bien por La Sexta, solo faltó el padre Ángel, claro que este buen señor está para otros temas.

Un espectáculo el sábado la calle Ferraz: unidades móviles de todos los medios, reporteros con alcachofa, antidisturbios en buen numero por lo que pudiera pasar, algún que otro curioso y tricoteuses y sans culottes, vocingleros y ramplones, que aplaudían a los de Sánchez y abucheaban a los críticos. De vez en cuando este distinguido público la tomaba con alguno de los de su tendencia por confusión.

Pepe Blanco, bastante acosado, se confundió de puerta. Las que antaño gritaban "Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo" ahora el más bonito epíteto que dedicaban a Isidoro (ausente en Cartagena de Indias) era el de traidor. Fiera venganza la del tiempo como en el tango. Un espectáculo lamentable.

Iceta, primer secretario del PSC, llegó en olor de multitudes, las palmas echaban humo, y poco faltó para que lo llevasen a hombros. Más tarde se le pudo ver en la terraza de la cafetería de la sede socialista de charla con Susana Díaz, la supuesta jefa del golpe. Parece ser que trataban de limar diferencias y buscar acuerdos. Sin embargo, nuestro topo en la sede del PSOE pudo grabar algo de la plática: "Susana, yo lo que quiero es aprender a bailar sevillanas...". "No te preocupes compañero, te vienes una temporada a Sevilla o te envío un profesor a Barcelona. Esto del folclore es bueno para los políticos, fíjate Bibiana Aído fue ministra por bulerías y mira ahora dónde está...".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine