Sol y sombra

Otros vientos

27.09.2017 | 01:00
Otros vientos

Un objetivo colateral del 1-O es echar a Rajoy. En esa clave se mueve buena parte de la oposición, incluso tratándose de un momento endemoniado en la historia reciente de este país. De hecho, Rajoy puede ganar la batalla de Cataluña y acto seguido perder la guerra, expuesto como se halla a una moción de censura que podría ayudar a concretar el PNV. Los nacionalistas vascos han pedido la legalización de las consultas independentistas y que se avance hacia un estado confederal. Para conseguirlo, el camino más corto es quitar al Partido Popular de en medio.

El PNV teme que le ocurra como a Convergència y verse engullido por otro proceso secesionista en el País Vasco alentado por el radicalismo abertzale de izquierdas y Podemos. Por ese motivo se ve tentado a tomar las riendas de la situación antes de que sea demasiado tarde. El ejemplo de la decadencia convergente y el más que presumible ascenso de ERC en Cataluña supondría el precedente que puede llevar a los dirigentes jeltzale a apoyar una moción de censura contra el Gobierno del PP.

En 1945, tras liderar la victoria aliada en la II Guerra Mundial y convertirse a los ojos del mundo en un gigante, Churchill volvió a perder unas elecciones, esta vez frente a Attlee, el candidato del Partido Laborista. Los británicos pensaron entonces que el hombre que les había guiado con éxito durante la guerra no era el más indicado para hacerlo en la paz. Rajoy, salvando, como es natural, las distancias entre aquello y esto, podría no tener siquiera la posibilidad de que sean los españoles los que lo confirmen o lo depongan como presidente del Gobierno, sino los vientos que mueven la conveniencia o la ambición de sus adversarios unidos para desalojarlo de la Moncloa y reemprender una nueva etapa en la vida política española. Incierta, muy incierta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine