ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia

Correr, pero sin riesgos

Cardiólogos advierten de que la práctica de 'running' obliga a una adaptación previa del corazón al nuevo esfuerzo físico, que lleva meses, para evitar problemas

22.08.2015 | 11:21
Participantes de una carrera popular celebrada en A Coruña.

Prepararse en solo un mes para una carrera cuando apenas se hace deporte no solo es imposible sino que eleva el riesgo de sufrir problemas de salud como arritmias, insomnio o lesiones articulares, según los cardiólogos. Correr obliga a bombear más sangre por minuto al corazón, ya que los músculos consumen más energía. Para conseguirlo sin que suponga un sobreesfuerzo, el corazón debe adaptarse, algo que le llevará meses. La clave está, según los médicos, en comenzar con una caminata rápida durante semanas y aumentar el ritmo poco a poco. La intensidad idónea es la que permite correr y hablar

Correr es uno de los deportes con mayores beneficios a nivel cardiovascular, pero no está exento de riesgos. Los cardiólogos advierten a quienes llevan tiempo sin hacer ejercicio que iniciarse en el running con la idea de recorrer varios kilómetros desde el minuto uno o de participar en una carrera popular que se celebrará en unas semanas no solo es inviable sino que puede tener consecuencias para su salud que van desde problemas para conciliar el sueño o irritabilidad hasta arritmias cardíacas o dolencias más graves. Por ello, la Fundación Española del Corazón lanzó esta semana la campaña Para disfrutar del running... no corras más que tu corazón en la que instan a los ciudadanos a adaptar su organismo al nuevo esfuerzo físico que supone este deporte. "Si se trata de una persona no entrenada, que apenas hace deporte, el corazón tardará meses en adaptarse. Es un error pensar que en una semana o un mes alguien se puede preparar para un maratón", indica el jefe del Servicio de Cardiología del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), José Manuel Vázquez.

En el momento en el que una persona empieza a practicar un deporte como el running, sus músculos consumen más energía, tienen una mayor necesidad de aporte sanguíneo, lo que obliga al corazón a bombear más sangre por minuto. Para ello el músculo cardíaco tiene que hipertrofiarse fisiológicamente para ganar elasticidad y mejorar su función de contracción y relajación, algo que no ocurre de un día para otro, según indican desde la Fundación Española del Corazón, donde explican que algo parecido ocurre con las arterias. "El sistema circulatorio también requiere de un tiempo de adaptación progresiva para conseguir que a través de la elasticidad de las arterias y el aumento del número de capilares en cada músculo se facilite el aporte de sangre y oxígeno necesarios para los músculos durante el ejercicio", explican los cardiólogos.

Todo un proceso interno que ya han superado quienes realizan ejercicio con frecuencia, pero que requiere de una adaptación cuando se inicia un deporte como el running, la natación o la bicicleta desde cero para evitar riesgos de salud. "El proceso de adaptación tarda meses, por ello, lo ideal es que durante las primeras semanas simplemente se camine deprisa para poco a poco y de forma progresiva ir incorporando una carrera suave", explica el cardiólogo José Manuel Vázquez, quien aconseja aumentar las metas según se consigan. "Si ya he logrado correr determinados kilómetros sin problemas, puedo añadir uno más y así progresivamente", indica.

Este cardiólogo coruñés da algunas claves para saber si el esfuerzo físico supera al deseado por el organismo. "En una persona normal, que no se trate de un profesional de este deporte, el ritmo ideal al correr debe ser aquel que nos permita ir hablando con otra persona sin tener problemas para respirar, ni asfixiarnos", indica y añade: "Sudar mucho también suele ser un signo de que se está haciendo un sobresfuerzo, al igual que lógicamente cualquier dolor en el pecho o mareo". A estos signos de alarma añaden otros desde la Fundación Española del Corazón como tener un sueño menos reparador - "despertarse varias veces por la noche o tener la sensación de no haber descansado indica una mala asimilación del entrenamiento", señalan- o presentar cambios de humor, irritabilidad o nerviosismo.

Si se obvian estos signos de alarma, los cardiólogos advierten de riesgos para la salud que van desde un "aumento del riesgo cardiovascular hasta lesiones articulares o el síndrome del sobreentrenamiento ,que aparece cuando una persona entrena mucho pero no es capaz de adaptarse al esfuerzo", señalan desde la Fundación Española del Corazón.

Pero hacer ejercicio con sentidiño solo tiene ventajas, por ello pese a que para el jefe de Cardiología del Hospital Universitario de A Coruña caminar es el deporte más "apto" para todo el mundo, correr también es una opción a la que puede apuntarse la mayoría de la población. "Correr en llano es algo que puede hacer cualquier persona, las únicas limitaciones en todo caso son a nivel articular, personas que tengan alguna lesión en la rodilla o en alguna articulación", señala José Manuel Vázquez, quien aconseja realizar cualquier deporte beneficioso a nivel cardiovascular al menos media hora durante cinco días a la semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine