Consejos sanitarios

En septiembre es fundamental reducir el estrés

07.09.2015 | 00:41
En septiembre es fundamental reducir el estrés

Tras un tiempo "lejos de todo" puedes presentar ciertos síntomas "extraños" como: debilidad generalizada, cansancio, desmotivación, pérdida de apetito, tristeza, angustia, reducción de la concentración, cambios de carácter, irritabilidad, insomnio, problemas musculares (contracturas, dolor, etc.), molestias gástricas (ardor de estómago, malas digestiones, etc.) que muchos especialistas consideran que enmascaran problemas de insatisfacción laboral o personal de origen y consecuencias más profundas que deben ser solucionados. Este retorno a la realidad en la que tenemos que recuperar normas, horarios, hábitos, contactos, etc., puede resultar muy difícil, llegando a convertirse en un verdadero problema de salud que algunos médicos reconocen como tal.

Los expertos señalan que aunque son muchos los factores que inciden, el más destacable es el carácter del individuo, pues afecta más a las personas sensibles, perfeccionistas, idealistas u obsesivas. También se asocia con el mundo laboral. Relaciones con jefes y compañeros, puesto de trabajo, nivel de estrés, implicación en la empresa, etc. resultan determinantes para padecerlo. Además es frecuente en quienes trabajan en casa cuidando enfermos o atendiendo las labores cotidianas. Lo mejor es acudir al médico y contarle lo que sucede. Es el más capacitado para ayudarte y conoce todas las opciones para resolverlo.

Para reducir la ansiedad y el estrés y evitar que los nervios te devoren, de manera general se recomienda:

-No te automediques. Lo peor que puedes hacer es acudir a tu botiquín y coger lo que en otras ocasiones ha funcionado. Cualquier medicamento debe ser prescrito por el médico y tomarlo según sus indicaciones. Pide una cita, encontrará una solución.

-Utiliza técnicas de relajación. Simplemente realizar una respiración adecuada puede ser muy útil para reducir la intranquilidad que padeces.

-Reserva una parte de tu día para hacer lo que te apetezca, no lo "obligatorio". Es difícil encontrar el momento, pero si te organizas bien seguro que lo consigues. Aquí se incluye también la opción de "no hacer nada".

-Practica yoga, taichí o Pilates, que aúnan un ejercicio relativamente suave y la posibilidad de recuperación a nivel psíquico. Consulta con un especialista cuál se adapta mejor a tu estado de salud e inténtalo.

-Acude a tu médico y confía en él. Cuéntale lo que sientes y, si necesitas algún tratamiento farmacológico, él es el que debe decidirlo.

-Si tienes problemas legales, no desesperes y acude a un profesional (abogado) para que te indique tus opciones. También puedes apoyarte en las diferentes asociaciones que suelen conocer la legislación o proporcionarte el contacto con los especialistas adecuados.

-Descansa correctamente. Es fundamental dormir adecuadamente 7-8 horas al día en una cama cómoda y situada en una habitación confortable.

-Haz ejercicio. No es imprescindible que te machaques hasta la extenuación, porque no tienes tanta energía y puedes frustrarte? lo que es mucho peor para tu ansiedad. Establece objetivos alcanzables en función de tus capacidades para que no se convierta en una obsesión. Consulta a tu médico el ejercicio más adecuado, fundamentalmente si tienes algún problema de salud. No descartes ninguna posibilidad: yoga, taichí o Pilates resultan muy interesantes y pueden aprenderse a cualquier edad.

-Cuida tu alimentación. La ansiedad por recuperar tu peso tras el verano puede hacerte sentir aún peor porque te estás negando todos los "caprichos" que podrían animarte? ¿de verdad es necesario? Acude a un especialista, preferentemente en dietética y nutrición, que puede adaptar la dieta a tus necesidades y a cada situación.

Los expertos señalan que debemos incluir alimentos que ayuden a mantener alta la energía y un estado de ánimo positivo, excluyendo lo que no resulta "sano". Entre las recomendaciones, destacaría:

-Limitar el consumo de azúcar y evitar el refinado. No endulzar las comidas y bebidas o utilizar un sustituto sano (como la miel).

-Reducir la cafeína. Sustituye el café por un té verde (rico en antioxidantes).

-No beber alcohol. Inicialmente da sensación de euforia, pero a la larga actúa como depresor del sistema nervioso e incide negativamente en tu estado anímico.

-Incluir en todas las comidas alimentos que contengan proteínas, minerales y vitaminas como: carne, pescado, huevos, legumbres, etc. Se recomienda especialmente la levadura de cerveza, pues contiene proteínas de alto valor biológico (con los aminoácidos esenciales) comparable al de la leche o el huevo, vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, ácido fólico,) para dietas deficitarias en ellas, minerales (hierro, selenio, zinc y cromo, por ejemplo) y un bajo contenido en sodio (la pueden tomar los hipertensos), ácidos grasos oleico y linoléico, beneficiosos para el sistema circulatorio y fibra, para regular el tránsito intestinal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine