"Tuve que expulsar al feto en la habitación, sola con mis padres. No fue hasta después cuando vino el médico"

18.02.2016 | 12:20

Miembros de la Plataforma Galega polo Dereito ao Aborto sostienen que, en la práctica, un aborto tras la semana 14 de gestación equivale a un parto "pero de un feto muerto". Por ello, exigen el mismo trato que quienes van a dar a luz: asistencia médica y de una matrona para inducir el parto y asistirla durante el mismo. Algo que, según aseguran algunas mujeres que abortaron en el Materno y el Arquitecto Marcide de Ferrol, no ocurre en estos centros. "Tenía muchos dolores y cuando comencé a dilatar creí que vendría el médico, pero no. Me sentía muy mal, rompí agua sola con mis padres en la habitación y no fue hasta que expulsé el feto cuando llamaron a la ginecóloga de guardia", señalaba ayer Manuela, que abortó en 2014 en el Materno, en declaraciones a Radio Coruña. Esta mujer reconocía que tras el aborto no se encontraba bien psicológicamente para presentar una queja. Otra mujer que tuvo que abortar en Ferrol aseguró que le ocurrió algo parecido y tuvo que expulsar el feto en el baño de la habitación.

Fuentes del Materno de A Coruña aseguran que no es posible que una matrona esté de forma contínua con cada una de las mujeres que van abortar, pero sostienen que están atendidas y son trasladadas al quirófano si es necesario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


Enlaces recomendados: Premios Cine