Los expertos sospechan que el cambio climático modifica la llegada de estos pájaros a la península

09.08.2017 | 00:56

El listado de aves raras en España no es estático. Las especies que hoy en día se pueden ver de forma habitual -aunque pasen gran parte del año en otras latitudes- pueden empezar a escasear mañana y viceversa. Desde la Sociedad Española de Ornitología (SEO Bird Life) creen que el cambio climático juega sus cartas en estas modificaciones. "Algunas especies de latitudes circumpolares o muy norteñas que antes eran invernantes escasos pero regulares en España son cada vez menos frecuentes hasta el punto que han tenido que ser incorporadas a la lista de rarezas", señalan desde la Sociedad. Como ejemplos apuntan el porrón osculado o el somormujo cuellirrojo. Para los expertos de esta organización, "esta alteración en la invernada está sin duda relacionada con la mayor suavidad de los inviernos árticos, que les permite permanecer los meses más fríos del año en los mares del Norte o Báltico, cada vez menos congelados". Así, se ahorran viajes kilométricos hacia el sur así como riesgos para su vida en el desplazamiento.

Miguel Rouco, secretario del comité de rarezas de SEO cree que aún tienen que pasar años para conocer la influencia de los cambios de las temperaturas en la vida de los pájaros. "Tendrán que pasar muchos años y hacer análisis estadísticos para saber si es por aumento de las temperaturas. Así tenemos la sospecha", señala. Algunas especies han dejado de ser consideradas aves raras en España desde 2016 al quedar probada su presencia regular. Es el caso del ánsar piquicorto, procedente de Groenlandia, Islandia o Spitsbergen (Noruega).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine