Sara Hejazi Investigadora de Estudios Religiosos en la Bruno Kessler Foundation

"El iraní compra a su esposa para que le sirva en todo"

"Las mujeres fueron traicionadas por la revolución islámica" - "El uso del velo es obligatorio, pero además ahora está de moda"

23.10.2017 | 02:19
La iraní Sara Hejazi.

A Sara Hejazi le cuesta contener la risa cuando recuerda cómo hace poco le quisieron imponer una multa en su Teherán natal por mostrar parte del cabello que cubría con un velo. Hija de padre chiíta y madre italiana, esta doctora en Antropología Cultural y Epistemología de sociedades complejas por la Universidad de Bérgamo (Italia), describe un país "loco" regido por los dictados del ayatolá Jamenei, donde una peculiar segregación sexual permite a las mujeres convertirse en reputadas ginecólogas pero siempre bajo el tutelaje de sus maridos. A las prostitutas las llamas "esposas temporales" y las mujeres llevan ahora el obligatorio pañuelo en la cabeza para protestar contra occidente pero en la intimidad del hogar lucen minifaldas, narices, labios y pechos operados. En Irán las mujeres valen la mitad que el hombre y se convierten en mera mercancía una vez que contraen matrimonio. "No me gustaría casarme con un iraní, la verdad", confiesa esta investigadora del departamento de Estudios Religiosos de la Bruno Kessler Foundation seguidora de la filosofía sufista, esposa de un italiano y madre de dos hijos católicos que participó en unas jornadas organizadas por el Instituto Sociedad y Cultura de la Universidad de Navarra, donde fue entrevistada por Epipress.

-¿Qué consideración tiene hoy la mujer en la sociedad iraní?

-El estatus de la mujer iraní ha mejorado mucho durante los últimos 39 años. La revolución islámica favoreció su acceso a la educación y de hecho el 62% de los universitarios iraníes son mujeres. El problema es que la mayoría de las leyes perjudican luego el acceso de esas mujeres formadas al mercado laboral.

-De hecho, la segregación femenina sigue vigente en la calle, ¿verdad?

-La segregación es normativa y muy vigilada en ciertos ámbitos pero prácticamente imposible de controlar en una ciudad como Teherán en la que viven 17 millones de habitantes de los cuales el 70% tiene menos de 35 años.

-¿Comienza a tener contestación el uso del velo en la calle?

-El uso del velo es obligatorio desde 1982 y ahora está de moda. Muchas mujeres lo llevan para hacer su yihad contra occidente, pero es un pañuelo más pequeño, y van sin el chador negro.

-¿Se considera una provocación pintarse los labios o llevar la ropa ajustada?

-¡En absoluto! A la mujer persa le encanta el maquillaje y arreglarse. Irán es el primer país del mundo en cirugía plástica. Sobre la ropa ajustada, se ve con malos ojos en periodos del año de festividades religiosas y son las propias mujeres las que vetan el uso de esos atuendos. En Irán hay guardianas de la moral y conducta de la mujer en la calle que llaman la atención a las que llevan ropa ajustada en ciertos lugares o en fechas señaladas.

-¿Cómo vivía la mujer en la era Pahlevi iraní?

-El movimiento en defensa de los derechos de las mujeres surgió en Irán en 1906 en un acto único en Oriente Medio. Con el Sha de Persia había una clara élite occidentalizada que representaba solo al 10% de la población y en 1936 fue él mismo quien prohibió el uso del chador porque quería que el modelo de mujer de su país fuera similar al de las alemanas de Hitler. Eso dio origen a una contestación sin precedentes en el país liderado por los religiosos que dejaron claro que no querían ser una colonia cultural de occidente.

-¿Qué supuso para la mujer la llegada del ayatolá Jomeini al poder?

-Hombres y mujeres echaron al Sha pero creo que las que realmente salieron perdiendo fueron las mujeres porque poco después tuvimos dos guerras con Irak y la preocupación por los derechos de las mujeres quedó aparcada. Las mujeres fueron traicionadas por la revolución islámica y por las leyes iraníes.

-¿Cómo ha evolucionado la revolución iraní desde entonces hasta ahora en cuanto a la consideración de la mujer?

-Ha evolucionado mucho pero siempre sufriendo las trabas que le ponen los clérigos más radicales y esas mujeres que se dedican a guardar la moral y la conducta de sus congéneres en la calle. Hay muchas mujeres que viven de ese control, como también hay otras que trabajan en el sector público o en el Gobierno. La segregación produce paradojas tales como favorecer que las mujeres puedan ser ginecólogas pero no que una atleta participe en unas olimpiadas sin la autorización de su marido.

-La revolución islamista ha impulsado la entrada de las mujeres en la universidad, pero no a cualquier facultad, ¿verdad?

-Las facultades no están cerradas a las mujeres pero el expresidente Mahmud Ahmadineyad fijó cuotas azules para favorecer la entrada de los hombres en las universidades ante la avalancha de mujeres que querían estudiar.

-¿No están vetadas a la mujer carreras como la Física Nuclear, la Arqueología o la Informática?

-No por ley, pero son carreras que tradicionalmente no llaman la atención de las mujeres.

-¿Supone el presidente Rohani una esperanza para las aspiraciones de la mujer a alcanzar la igualdad de derechos?

-Rohani nunca tiene la última palabra. Esta pertenece siempre al líder supremo, Alí Jamenei, el sucesor de Jomeini, que no creo que a estas alturas vaya a promover ningún cambio en una sociedad que necesita tiempo para madurar.

-¿Hasta qué punto el hombre es aún el indiscutible jefe de la familia y puede imponer sus criterios a su mujer?

-Es el jefe indiscutible porque cuando un iraní se casa con una mujer tiene que pagarle a ella y a su familia mucho dinero. Si no paga va a prisión, pero si lo hace se da por hecho que ha comprado una mercancía que le tiene que servir para lo que él quiera.

-¿Sigue valiendo la mujer la mitad que el hombre en Irán?

-Sí. La mitad no solo como testigo sino como precio de sangre. Si se asesina a una mujer, lo que tiene que pagar el asesino es la mitad que si fuese al revés.

-¿Ha desaparecido el castigo de látigo para las mujeres que llevan la cabeza descubierta?

-El látigo ha desaparecido. La lapidación sigue vigente aunque no se practica desde 2000 y lo que prevalece ahora es la muerte por ahorcamiento. Lo que sucede es que se prefiere conmutar por una cuantiosa multa.

-Pero lo cierto es que como usted dice la calle ha cambiado y que hay muchas jóvenes con leggins ajustados y el cabello suelto aunque los clérigos denuncian que esto contribuye a legalizar el pecado de la carne.

-Todo lo iraní se basa en la creencia de que en la calle hay que comportarse con modestia y decoro. El problema es que todo está focalizado en la sexualidad, es una obsesión. Eso en la calle, porque en casa hacen fiestas, llevan minifalda y toman alcohol.

-Oficialmente dicen que no existe la prostitución. ¿Es cierto?

-No existe con ese nombre. Se llaman esposas temporales y esa unión puede durar entre dos segundos y 99 años.

-¿En qué consiste la fórmula del matrimonio temporal?

-Es como cualquier otro matrimonio que se firma ante dos testigos y la mujer pone el precio. Obviamente podrá pedir más cuanto más joven y pura sea.

-El hombre puede tener cuatro mujeres y varias esposas temporales, ¿no?

-Así es aunque la poligamia tiende a desaparecer porque es muy costoso mantener a más de una mujer en casa.

-¿A qué obedece la creencia de las jóvenes iraníes de que operándose la nariz son más bellas?

-No solo se operan la nariz, aunque es lo que más resalta en un rostro tapado que solo muestra los ojos y la nariz. También se operan la boca y los pechos siguiendo los cánones de la belleza de la pornografía occidental. Es un país muy loco donde los cirujanos plásticos ganan hasta 20.000 euros al día.

-Al parecer las mujeres no pueden mirar a un hombre en traje de baño. ¿Sigue siendo así?

-Ni los hombres a las mujeres.

-¿Es el Islam especialmente discriminatorio para la mujer en relación a otras religiones?

-En absoluto. El problema es la lectura política que se hace del Islam que como en otras religiones monoteístas ha querido controlar la sexualidad de la mujer convirtiéndola en una propiedad privada.

-¿Qué le aguarda a la mujer en la época post-humana que se avecina?

-La mujer perderá el género porque ya no tiene esa importancia que tenía cuando era una de las partes necesarias en una pareja para engendrar hijos.

-¿Es que ya no será necesaria la mujer para la procreación?

-Lo que no es necesaria es la pareja. Dos mujeres pueden ser ya madres o dos hombres. Hay además técnicas de reproducción asistida que permiten a las mujeres y a los hombres ser padres solos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine