Consejos sanitarios

Consejos otoñales

14.11.2017 | 01:16
Consejos otoñales

La llegada del otoño puede resultar difícil. Ya han pasado las vacaciones y se nos plantea un panorama en el que debemos asumir nuestras responsabilidades y hacer frente al día a día. Para mantener un cierto bienestar y conservar la energía necesaria, sería recomendable realizar unos pequeños ajustes en tus hábitos diarios a varios niveles interrelacionados.

Un pilar fundamental es el descanso; imprescindible para sentirte bien. Se recomienda:

-Dormir 7-8 horas al día en una cama cómoda situada en una habitación confortable.

-Olvidar los problemas al acostarte; si te agobian por la noche dedícales un ratito y después deja pasar una hora antes de irte a la cama.

-Evitar la siesta y mantener un horario fijo para acostarte y levantarte.

-Cuidar lo que comes, porque algunos alimentos influyen en el sueño.

Un buen aliado es el ejercicio. Acudir a un gimnasio habitualmente puede ser difícil, pero existen otras opciones:

-Muévete en casa (o en la calle), camina, sube y baja escaleras o corre durante 30 minutos.

-Realiza ejercicios suaves en la piscina. No es imprescindible que nades continuamente de un lado a otro.

-Establece una tabla de ejercicios sencillos que puedes realizar en casa. Diez minutos de abdominales por la mañana y otros diez por la tarde para tonificar espalda y brazos puede ser una buena opción.

-Organiza excursiones en el fin de semana que incluyan un poco de ejercicio. Patinar, andar en bicicleta, senderismo o acudir a un spa resulta muy satisfactorio.

-Si tienes algún problema de salud consulta al médico cual es el ejercicio más adecuado para ti. No descartes ninguna posibilidad: yoga, taichí o Pilates te permiten mover los músculos y quemar calorías.

No te encierres en casa, ya que el aire libre es muy importante para tu mente y tu cuerpo. Aprovecha los desplazamientos y procura hacerlos andando o en bicicleta, sin escudarte en el mal tiempo para evitarlos. Durante el fin de semana planea actividades que te obliguen a permanecer en el exterior, pasea por un parque o vete a ver tiendas fuera de los centros comerciales. Intenta seguir recibiendo la luz del sol, porque es necesaria para la síntesis de vitamina D (imprescindible para los huesos pero también para evitar la depresión otoñal). Tómate un tentempié a media mañana en una terraza. Desde que las han adaptado a la ley antitabaco son más acogedoras, hace menos frío y te permiten disfrutar del aire libre.

Evita el estrés, pues nadie puede vivir continuamente preocupado, angustiado o enfadado. Hay momentos mejores que otros, pero no lograrás sentirte bien si tu mente está excesivamente ocupada con los problemas cotidianos. Aunque no es fácil, debes liberarla de la tensión acumulada y evitar caer en problemas asociados. Reserva una parte del día para tu ocio personal -aunque sea difícil- porque todas nuestras horas suelen estar ocupadas. Pide cita a tu médico, ya que cuando no puedes controlar el estrés y percibes sensaciones extrañas debes ser tratado por el especialista. Habla con él, explícale los síntomas y no te automediques.

Cuida lo que comes, pues es fundamental para tu salud. Consulta a un especialista en dietética y nutrición y no utilices la falta de tiempo (o de ganas) como excusa para comer mal, porque quedarías atrapado en una espiral compleja: no me apetece cocinar, lo que hay para comer no me gusta, me alimento mal, estoy muy cansada y no me apetece cocinar? y así sucesivamente. Incluye en la dieta alimentos que te ayuden a mantener alta la energía y un estado de ánimo positivo, como:

-Aceite, contiene vitaminas (A, D y E) y una combinación de ácidos grasos típicos de cada vegetal muy beneficiosos.

-Avena, además de proteínas, vitaminas (mucha B1), minerales y ácido linoléico contiene avenina, un alcaloide de efecto sedante. Muy indicada en alteraciones digestivas por estrés y demás síntomas relacionados (fatiga, insomnio, etc.).

-Carnes magras (cerdo, ternera, pollo sin piel, pavo, conejo, etc.), contienen tirosina (aminoácido relacionado con los niveles de dopamina) y vitamina B12 (que reduce el insomnio y la depresión).

-Frutos secos (nueces, pistachos, anacardos, etc.) que contienen ácidos grasos omega 3 y 6, vitamina E, vitaminas del grupo B, magnesio, cobre, fósforo y zinc.

-Leche desnatada, contiene poca grasa y es rica en triptófano (precursor de la serotonina) y calcio (relajante del sistema nervioso).

-Pasta, compuesta por un 80% de hidratos de carbono de absorción lenta, evita la bajada brusca de los niveles de glucosa en sangre.

-Plátanos, muy nutritivos y con un alto contenido en minerales (magnesio y potasio, principalmente). También contiene vitaminas A, E, C, B y ácido fólico. Se considera remineralizante, antioxidante y favorecedor de la recuperación tras etapas de nerviosismo o depresión.

-Pescado azul (salmón, atún, sardinas, etc.) aportan ácidos grasos omega 3 y 6 de gran interés nutricional.

-Yogur, aporta calcio, potasio, vitaminas del grupo B, ácido fólico y aminoácidos esenciales. Puedes optar por el desnatado o con trozos de frutas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Envía tu pregunta sobre endocrinología a Teresa Martínez Ramonde, jefa del servicio de endocrinología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, que responderá a los lectores este viernes a las 11.30

 

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine