Un nuevo 'frente' contra la migraña

La Sociedad Española de Neurología adelanta que entre este año y el próximo llegarán al mercado unos anticuerpos que disminuirán los ataques de dolor de cabeza

12.01.2018 | 01:37

"El dolor de cabeza es el motivo más frecuente de consulta en neurología". Lo asegura una persona que ha dedicado su vida profesional a estudiarlo. Hablamos del neurólogo gallego Pablo Irimia que, esta semana, entraba en la nueva ejecutiva de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Este profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra y consultor en la clínica de dicha institución informaba ayer de un tratamiento que está a punto de llegar al mercado y que promete ser más eficaz que los actuales.

"Se han diseñado nuevos tratamientos que consisten en anticuerpos que bloquean una proteína que se libera en pacientes con migraña y que es responsable de los ataques de dolor de cabeza. Esos anticuerpos, que saldrán al mercado previsiblemente el año que viene o a finales de este, nos aportarán una nueva manera de tratar la migraña de forma más eficaz que lo que tenemos hasta ahora", explicaba ayer a este diario Pablo Irimia.

El neurólogo coruñés añadió que la investigación sobre este tratamiento se encuentra en fase de ensayo clínico. No obstante, advierte de que no será la panacea total para esta enfermedad. "Controlará el dolor -aclaró- pero no será curativo. Se reduce el número de días de dolor de cabeza y la intensidad de los episodios pero no conseguirá curar la enfermedad".

Mientras, Irimia prosigue con su equipo de investigación analizando qué hay detrás de un dolor de cabeza, qué ocurre en nuestro cuerpo para que, llegado un momento, se ponga en marcha la maquinaria. "Hay diferentes factores que pueden hacer que un dolor de cabeza se haga crónico como la obesidad o la detección de marcadores en sangre de inflamación", apuntó.

En estos momentos, desde el centro donde investiga, el neurólogo coruñés se encuentra desarrollando con otros científicos estudios para obtener analíticas de pacientes. En dichos análisis, se puede ver la importancia de la obesidad y grasa corporal en esos enfermos así como los marcadores de inflamación. Irimia añadió que la toxina botulínica, bótox, sigue siendo un tratamiento "habitual" para la migraña, siendo "eficaz para muchos tipos de dolor de cabeza".

Respecto a la incidencia de esta dolencia en la población -la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la migraña ha afectado en el último año a la mitad de los adultos-, Irimia explicó que "la cefalea es una de las patologías más frecuentes. Muchas personas tienen esos dolores de cabeza pero son atribuibles a situaciones como tener fiebre, estar cansado, descansar peor; pero hay otros que por su alta intensidad y frecuencia incapacitan al paciente para hacer una vida normal. Eso sí que es motivo de consulta. La migraña afecta al 12% de la población en general". El experto gallego agregó que "en muchas ocasiones, obliga al paciente a permanecer encamado. En una persona joven, en plena etapa de estudio o desarrollo profesional, le supone perder un día o dos o mucho más a lo largo del mes. Se considera que la migraña es una de las principales causas de incapacidad en el mundo, está entre las cinco principales. Por eso, es una preocupación de los neurólogos". Recalcó que "son diferentes mecanismos los que ocasionan el dolor. Muchas veces, uno intenta frenar uno de los mecanismos pero no consigue cortar por completo la enfermedad. Ahí está la clave de la investigación".

En cuanto a la ayuda de la fisioterapia para mitigar determinados dolores de cabeza, reconoció que esta alternativa terapéutica puede ayudar en "algunos tipos de dolor de cabeza que dependen de problemas cervicales. También hay problemas musculares que producen dolor de cabeza". No obstante, matizó que "cuando hablamos de los dolores de cabeza primarios como la migraña el papel de la fisioterapia es complementario pero no un tratamiento curativo".

Irimia también se refirió al uso de ultrasonidos -ecografía- en las enfermedad vasculares. Al respecto, indicó que "se trata de una técnica muy sencilla y fiable. Es una técnica no invasiva (no hay inyecciones, por ejemplo) y es útil para diagnosticar los distintos trastornos que se pueden producir en el paciente" que, por ejemplo, acaba de tener un ictus. Los ultrasonidos permiten "estudiar las arterias del cuello y cerebro, que son fundamentales en el momento agudo del ictus.


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine