04 de abril de 2018
04.04.2018

Cincuenta años de un sueño roto

El activista Martin Luther King fue asesinado tal día como hoy en 1968 en un motel de Memphis n Su ideal de igualdad racial y derechos civiles todavía no se ha cumplido

04.04.2018 | 15:33
Una exposición sobre derechos civiles con imágenes de Martin Luther King.

La vida de Martin Luther King

  • 15 de enero de 1929. Martin Luther King Jr. nace en la ciudad de Atlanta (Georgia)
  • 18 de junio de 1953. Se casa con Coretta Scott, con la que tendrá cuatro hijos
  • Diciembre de 1955. Ya pastor baptista, lidera el boicot contra la segregación racial —separar a los usuarios en función del color de piel— en los autobuses de Montgomery (Alabama)
  • Abril de 1963. Es encarcelado y es entonces cuando Luther King escribe su famosa ‘Carta desde una prisión de Birminghan’ (Alabama)
  • 28 de agosto de 1963. Pronuncia su célebre discurso ‘Tengo un sueño’ ante 250.000 personas en la ciudad estadounidense de Washington durante la conocida como Marcha por el Trabajo y la Libertad
  • 14 de octubre de 1964. A los 35 años se convierte en, hasta entonces, el ganador más joven del Premio Nobel de la Paz
  • 1966. Se muda a una zona marginal de Chicago para llevar la lucha al norte del país
  • 1967. Inicia una campaña contra la guerra en Vietnam
  • 14 de abril lde 1968. Es asesinado en Memphis

Sin llegar a cumplir los 40 años, Martin Luther King se convirtió en todo un icono de la defensa de los derechos civiles y la lucha contra el racismo en los Estados Unidos de los años 60. Líder del boicot a la segregación racial en los autobuses estadounidenses, promotor de una campaña contra la guerra de Vietnam y otras iniciativas contra el racismo y la pobreza, King murió asesinado hoy hace 50 años. Expertos de diferentes asociaciones y ONG lamentan que, pese a los avances de las últimas décadas, su ideal de igualdad racial y derechos civiles todavía no se ha cumplido

Hoy se cumplen 50 años desde que el activista por la igualdad racial, la paz en Vietnam y la justicia social, Martin Luther King, fue asesinado en el balcón de la habitación 306 del motel Lorraine de Memphis (Tennessee). Por el asesinato fue juzgado y condenado James Earl Ray, aunque la familia del líder de los derechos civiles no creyó en su culpabilidad, al atribuir lo ocurrido a una conspiración en la que estaría implicado el gobierno federal. En el momento de su muerte, en 1968, Martin Luther King Jr tenía 39 años pero ya se había convertido en un icono de la lucha pacífica por los derechos civiles en Estados Unidos. Cuatro años antes había recogido el Premio Nobel de la Paz por su defensa a través de medios no violentos de la igualdad racial y la no segregación estadounidense.

Medio siglo después, se han dado pasos hacia delante pero todavía dista mucho una verdadera igualdad. "Hoy en día el racismo como tal no existe, lo que hay es otra cosa peor que es el clasismo y la hipocresía, ya que cuando uno es rico y famoso el color ya no importa", señala la congoleña Hortense Ngbapai, presidenta de la Asociación para la Integración y el Desarrollo del Africano (AIDA).

Por ello, considera que existe un "racismo camuflado dependiendo de lo que uno tenga. Lo que no se puede es ser negro o negra, etc. .. y pobre", asegura. Para combatir ese "racismo camuflado", Hortense Ngbapai cree fundamental la educación. "Tenemos que luchar para que los niños estudien y tengan una buena formación. Es lo único que saca y sacará a los inmigrantes y a sus hijos de la discriminación", remarca.

De hecho, la educación es uno de los ámbitos donde se reflejan las desigualdades, ya no solo en cuestión de color sino también de nacionalidad y con especial incidencia en la población inmigrante. "Los inmigrantes están mejor en sus países de orígenes con sus familias. Abandonar el país por obligación es la peor cosa que puede ocurrir a un ser humano", subraya Hortense, que abandonó el Congo con veinte años y que tras más de treinta años en Galicia se mudó en 2013 a Inglaterra.

Precisamente la actitud de los países desarrollados hacia la inmigración es una de las muestras de lo lejano que está un mundo de una igualdad real en derechos y oportunidades. "Se ha avanzado muy poco o nada. En lo que respecta a los inmigrantes impera una insolidaridad terrible. Se mira hacia otro lado y es un problema al que no nos queremos enfrentar", subraya el coordinador del grupo de Amnistía Internacional en Vigo, José Antonio Rodríguez, que insiste en que a nivel solidaridad "no solo no hemos avanzado sino que hemos retrocedido".

Como ejemplo, pone el drama de los ciudadanos sirios ante los que Europa prácticamente ha cerrado sus fronteras. "Escapan de una guerra y el derecho internacional obliga a considerarlos como refugiados pero no se hace", lamenta.

De las guerras y la postura de Europa ante éstas también habla Hortense Ngbapai, que considera que "el comportamiento de Europa es otra hipocresía". "Aquí critican a Trump por que dicen las cosas, pero si analizamos los comportamientos de muchos países europeos no dicen nada pero hacen lo mismo", señala; y cita "el fracaso total" de la guerra de Irak, "la falsedad" de la Primavera Árabe. "Miras a Siria, Túnez, Egipto. .. ¿de verdad que estos países son mas seguros hoy?", se pregunta.

La solución para alcanzar la utopía que preconizaba Martin Luther King está en manos de los gobiernos. "Si sus países tuviesen una situación estable, Europa o América no tendrían ni un solo inmigrante. Los países occidentales tienen que luchar por el diálogo, sin violencia, sin bombardeos, sin vender armas y llegando a un acuerdo de forma pacífica con los dirigentes de los países en guerra", constata Ngbapai.

En todo caso, la discriminación no es exclusiva de los inmigrantes, ya que pese a supresión de la segregación racial como tal, continúa existiendo una brecha por ahora insalvable entre los ciudadanos blancos y negros, según reflejan las estadísticas. En Estados Unidos, hay más licenciados blancos, éstos son más ricos y tienen más posibilidades de tener una casa en propiedad, por ejemplo. Y por el contrario, son los negros los que tienen más posibilidades de ser pobres, de resultar detenidos o de acabar en la cárcel. Pese a constituir el 12% de la población de EEUU, los negros constituyen más del 40% de los condenados a muerte.

"Tengo un sueño: que mis cuatro hijos algún día vivirán en una nación donde no se les juzgará por el color de su piel sino por su carácter", pronunció el 23 de agosto de 1963 Luther King en una de sus frases (y tuvo muchas) más memorables. Otra de ellas fue el día antes de morir, en Memphis. "No sé lo que pasará ahora, vienen días difíciles. Pero realmente no me importa porque he estado en la cima de la montaña y he mirado, y he visto la tierra prometida. Puede que no llegue allí con ustedes, pero quiero que sepan que como pueblo llegaremos a la tierra prometida", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


En diciembre de 2018 el Circo del Sol representará su espectáculo OVO en A Coruña. Para celebrarlo en La Opinión sorteamos un pack de productos del mismo (taza, lámpara y bolsa)
¡Participa!

Enlaces recomendados: Premios Cine