La Sierra de Gata afronta su tercer día en llamas con la pérdida de 6.500 hectáreas

Los vecinos de Acebo y Perales regresaron a sus casas mientras los de Hoyos fueron desalojados - Medios aéreos de varias comunidades y Portugal ayudan en la extinción

09.08.2015 | 02:41
Imagen de un grupo de viviendas en una zona próxima al fuego.

El incendio forestal de la Sierra de Gata cacereña suma su tercer día sin control, avivado por el fuerte viento. La labores de extinción siguen siendo duras y complejas ya que el fuego continúa avanzando sin control y surgen múltiples focos en zonas alejadas entre sí debido debido a la fuerza del viento que sopla en diferentes direcciones a lo largo del día. Las llamas han devorado ya cerca de 6.500 hectáreas de monte de un alto valor ecológico además de casas aisladas, un alto número de cabezas de ganado y extensas zonas de pinar. Aunque continúa activado el nivel 2 de peligrosidad, algunos de los vecinos evacuados han comenzado a retornar a sus viviendas.

Unos 1.500 habitantes de Acebo y Perales del Puerto, que fueron los primeros evacuados cuando se produjo el fuego, ya pudieron dormir en sus casas tras pasar las dos primeras noches alojados en diferentes albergues preparados para la ocasión en Moraleja por miembros de Cruz Roja.

Por su parte, los vecinos de Hoyos, alrededor de un millar, no han corrido con la misma suerte. Tras su evacuación esta pasada madrugada, las condiciones de seguridad actuales no permiten su regreso a casa. La Agencia Estatal de Meteorología constata que el viento sopló con una velocidad de 69 kilómetros por hora.

En ese momento, la población estaba rodeada por las llamas de un pavoroso incendio. Dos casas situadas a las afueras y deshabitadas terminaron siendo pasto de las llamas.

Francisco Martín, un bombero auxiliar, explicó que "ha habido momentos de mucha tensión, sobre todo cuando cruzó y se nos metió en el pueblo".

El Ministerio de Medio Ambiente ha explicado que el fuego tiene un perímetro irregular, diferentes lenguas de fuego y muchas pavesas, lo que da lugar a focos secundarios.

Más de 500 efectivos y numerosos medios aéreos y terrestres, entre los que se cuentan 18 helicópteros y seis hidroaviones, procedentes de varias comunidades autónomas españolas y Portugal tratan de controlar el incendio forestal, declarado el pasado jueves, desde la tarde de ayer.

Nuevos efectivos

Esto provocó que se incorporasen nuevos efectivos del Ministerio de Medio Ambiente, la Unidad Militar de Emergencia (UME), ayuda de las administraciones autonómicas de Andalucía, las dos Castillas y la Diputación de Badajoz con 24 medios aéreos, cerca de 80 vehículos terrestres y 549 personas en total -211 militares.

También se sumaron medios de Protección Civil procedentes de la localidad portuguesa de Castelo-Branco.

Algunas carreteras también se abrieron al tráfico. La CL-526, vial que une las provincias de Cáceres y Salamanca ya está disponible para su circulación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine