Un matrimonio de Cangas es condenado a 31 años de prisión por violar a sus hijas

Sometieron a las menores a continuas agresiones sexuales - La sentencia les impone el alejamiento durante 40 años y una indemnización de 90.000 euros

26.09.2015 | 01:52
Un matrimonio de Cangas es condenado a 31 años de prisión por violar a sus hijas

Una mujer de Cangas do Morrazo, Montserrat M., y su pareja sentimental, originario de Marín, Francisco Javier B. R., han sido condenados por la Audiencia de Pontevedra a penas que suman 31 años y medio de prisión para cada uno por la violación de dos de sus hijas menores de edad. La mayor de las niñas era hija biológica de la madre, mientras que el matrimonio tenía otros tres hijos en común, entre los que se encuentra la segunda víctima de estos hechos.

El tribunal considera a cada uno de los acusados autores de dos delitos de agresión sexual en la modalidad de violación (uno por cada una de las menores) con las agravantes de "actuación conjunta de dos o más personas" y especial vulnerabilidad de la víctima por lo que les impone penas 15 y 14 años y medio de prisión a cada uno.

A esto hay que sumar otros dos años de prisión para cada acusado por un delito de obstrucción a la Justicia, dado que en un juicio contra Francisco Javier celebrado tiempo atrás por supuesto maltrato a su mujer, ambos acusados obligaron a una de las menores a mentir deliberadamente y cambiar su testimonio para beneficiar a ambos.

En total, la Audiencia Provincial de Pontevedra les impone una condena de 31 años y medio de prisión para cada uno, además de 40 años de alejamiento (20 por cada uno de los delitos de violación a las menores). El fallo también condena a los acusados a indemnizar a las pequeñas con 60.000 y 30.000 euros.

El relato de hechos probados describe un auténtico calvario para las dos menores en la vivienda familiar en la que residía el matrimonio y los cuatro niños en el partido judicial de Cangas. En el primero de los casos, la menor (hija solo de la acusada y que tenía 11 años) sufrió reiteradas agresiones sexuales a lo largo de 2008. Aunque el fallo señala que no se pudo concretar número y fechas, sí que señala que "tuvieron lugar muchísimas veces" y que en ocasiones "más de una vez por día".

El acusado no dudaba en utilizar la violencia tratando a la menor "con brusquedad, agarrándola y empujándola, y, en todo caso, amedrentándola con la amenaza de que si no era ella haría lo mismo con otro de sus hermanos". En estas agresiones la madre "se encontraba presente y se mantenía impasible, observando, llegando también a participar activamente", dicta la sentencia.

Las violaciones, según el fallo, continuaron incluso en las visitas domiciliarias que la menor tenía previstas cuando ingresó en un centro de menores de Pontevedra y realizaba visitas domiciliarias a casa. En 2009 fue cuando se produjeron las agresiones sexuales a la otra menor, que todavía no había cumplido los diez años y que era hija biológica de ambos acusados.

Fue forzada por su progenitor contra su voluntad al menos en cuatro ocasiones, llegando a "pegarle" incluso "para lograr sus propósitos". En todas las ocasiones salvo en una, la madre volvió a permanecer "sentada en la cama mirando y satisfaciendo así sus deseos lúbricos", redacta la sentencia.

En el año 2012 la Administración acordó la suspensión de las visitas que los procesados mantenían con sus hijos en el centro de menores evitándose así cualquier contacto con ellos. Ambos condenados se encuentran en prisión provisional por esta causa desde el 30 de septiembre de 2013. El estado psicológico de una de las menores provocó que no pudiera declarar en el juicio a puerta cerrada que se celebró en la Audiencia de Pontevedra el pasado mes de junio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine