Un hombre mata a su mujer y luego se suicida en un piso de Vigo

El individuo confesó en una nota el crimen - La víctima, que estaba dentro de un armario, falleció tras recibir una paliza

06.10.2015 | 10:10
Los servicios funerarios introducen en un furgón uno de los cuerpos.

Un nuevo caso de violencia machista. La Policía Nacional halló ayer los cuerpos sin vida de un hombre y una mujer, ambos de nacionalidad portuguesa, en un piso del número 12 de la calle Fragoso, en Vigo. Los hechos se descubrieron a última hora de la tarde. A las 18.20 horas, un vecino de los fallecidos alertó a la comisaría. El hombre, de 55 años, habría matado a golpes a la mujer, de 33, y después ocultó el cuerpo en el armario de la habitación. Todo apunta a que convivió, al menos 24 horas, con él antes de suicidarse. En principio, todo apunta a que el agresor falleció a causa de medicamentos y también de distintas drogas, a tenor de los restos que se localizaron en la habitación.

La pareja residía en una vivienda en la que se alquilan habitaciones. A las 18.20 horas otro de los inquilinos de la casa descubrió los cuerpos y alertó a las fuerzas de seguridad. Hasta el lugar se trasladó una unidad médica del 061 y los sanitarios solo pudieron certificar las defunciones. Los agentes de la Policía Nacional localizaron en la habitación una nota que habría redactado el propio agresor, en la que confesaba que él había propinado una paliza a su pareja.

La comisión judicial que se trasladó al lugar ordenó el levantamiento del cadáver pasadas las 23 horas. Agentes de la Policía Científica realizaron la inspección ocular de la vivienda y procedieron a la recogida de pruebas y pistas. La hipótesis inicial apunta a que el hombre, tras matar a su pareja a golpes, no sabría lo que hacer con el cuerpo y lo ocultó en el armario, y habría convivido con el cadáver un tiempo hasta que decidió quitarse la vida, al parecer, 24 horas después, si bien será la autopsia la que determine con exactitud la fecha y la causa de la muerte.

Los vecinos relatan que ya hubo un caso previo de violencia doméstica en el domicilio, en el que la víctima acabó siendo golpeada por su marido.

Jornada negra en España

El caso de Vigo fue el último de una jornada especialmente negra en cuanto a casos de violencia de género en España. La violencia machista se cobró otras dos vidas en Erandio (Vizcaya) y en Murcia y dejó una tercera víctima en estado muy grave tras ser atacada presuntamente por su expareja en Morales del Vino (Zamora), que también hirió a un guardia civil jubilado, quien intentó evitar la agresión. El primero de los casos tuvo lugar en Erandio. El cadáver de una mujer de 39 años fue encontrado con signos de violencia en el piso del presunto agresor. La mujer se encontraba desaparecida desde el pasado sábado, según denunció el domingo un familiar. Fuentes del departamento vasco de Seguridad señalaron que no constan denuncias por violencia de género sobre el novio de la mujer, que fue detenido en el municipio colindante de Leioa a última hora de la tarde de ayer.

El otro crimen machista ocurrió ayer en Murcia, donde una mujer, de 23 años y procedente de Mali, fue asesinada presuntamente por su pareja, de la misma nacionalidad, que ya ha fue detenido. La mujer murió por un traumatismo producido al recibir un fuerte golpe en la cabeza y un portavoz de la Policía Local informaba, igualmente, que se desconocía si existen denuncias previas por violencia de género.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine