Una red de narcos que operaba en Vigo afronta 120 años de cárcel y 10.000 millones de multa

El fiscal pide 15 años para un empresario de Mos y el mexicano Rivera por los 3.600 kilos de coca intervenidos - La Audiencia Nacional juzga en mayo a los 12 acusados

23.01.2016 | 02:23
El alijo de cocaína interceptado en Argentina que iba a viajar a Vigo.

El juicio contra la mayor trama gallego-colombiana de transporte de cocaína en contenedores marítimos ya tiene fecha. La Audiencia Nacional ha señalado para el mes de mayo la vista oral contra los doce integrantes de la red atribuida el empresario de Mos, David Temes, que fue desarticulada en noviembre de 2010. La operación Guadaña-Manzanas Blancas, con ramificaciones en Argentina, permitió intervenir 3.600 kilos de cocaína en dos contenedores -en Buenos Aires y Brasil- y desmantelar una de las mayores organizaciones de este tráfico de drogas a gran escala entre Sudamérica y España que utilizaba el puerto de Vigo como una de sus principales vías de entrada.

La droga viajaba oculta en cargamentos legales de importación de manzanas que enviaba desde Argentina Valentín Temes Coto, dueño de la empresa exportadora, a su primo David. Temes Coto fue condenado a 20 años de cárcel con la rama del país austral, si bien ha presentado recurso.

La Fiscalía Antidroga solicita penas que suman más de 120 años de prisión para los procesados en la trama española y multas que alcanzan los 10.000 millones de euros. El empresario de Mos, considerado responsable del transporte y del entramado empresarial para dar cobertura legal a los alijos a través de sus empresas en la zona de Vigo, se enfrenta a una condena de 15 años y medio de prisión y a una multa de 895 millones de euros. La misma pena solicita la Fiscalía para el mexicano Nicolás Rivera, presunto jefe de la organización colombiana suministradora de la droga; para el colombiano Héctor Manuel Torres Silva, para el argentino afincado en Alicante, Vicente Julio Trivelloni -que también habría facilitado su empresa para dar cobertura legal a los alijos- y para los gallegos Juan Antonio Garre Lázaro, Nono, que viajó a Argentina y sería el encargado de controlar sobre el terreno la salida de la droga de Sudamérica y su llegada a España, donde se haría cargo de ella para ponerla a disposición de los propietarios colombianos; y para el vigués Jacobo Portabales Alves.

Las condenas más altas se solicitan para los procesados a quienes se aplica la agravante de reincidencia. Es el caso del colombiano Javier Fernando Tenorio Poveda y el ourensano José Castro Lamas, considerado hombre de confianza de la organización gallega supuestamente liderada por Garre Lázaro y Portabales.

Las condenas más bajas, 11 años de prisión, se piden para Marcos Cendón Álvarez, hombre de confianza de Portabales; Ángel Ramón Rodríguez Cordero y José Armando Solano Espinosa, hombre de confianza del colombiano Torres. La misma pena se solicita para el vigués José Ramón Villanueva Graña, que se quedó de rehén en Argentina como "garantía" de la operación.

Un chivatazo del SOCA británico permitió detectar a un grupo colombiano con oficina en Madrid, ligado al tío Charlie que trabajaba con una organización gallega integrada por vecinos de Vigo, Gondomar y O Porriño para introducir grandes alijos en contenedores. Era el grupo de Portabales y los seguimientos policiales llevaron a Rivera y Temes meses después. El mexicano llevaba una vida suntuosa con domicilio en la exclusiva urbanización La Finca en Madrid donde disponía de una flota de vehículos de lujo. En el domicilio del empresario mosense la Policía Localizó casi un millón de euros en metálico envasado al vacío.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine