La joven que estuvo desaparecida en Lugo se ocultó de un hombre que ya fue detenido

Apareció sana y salva en un hostal n "Hubo una agresión y tuvo miedo", relata su madre n El hombre, de 31 años, permanece arrestado por violencia de género

29.02.2016 | 00:29
Los padres de la joven, ayer, aliviados, tras recibir la noticia de que había aparecido sana y salva.

Se temían lo peor. Por eso, cuando su hija fue localizada sana y salva respiraron aliviados. Pero su desaparición, que los tuvo en vilo todo el fin de semana, parece esconder una dura problemática.

Beatriz López Blanco, la vecina de Lugo de 26 años a la que se le perdió la pista el viernes por la tarde, apareció ayer por la tarde en un hostal de la capital lucense en el que se iba a inscribir y donde le advirtieron de que la estaban buscando, circunstancia que ella desconocía.

Al parecer hasta ese momento se había refugiado en casa de un amigo. Su familia explicó que el motivo por el que la joven estuvo ilocalizable fue porque se "escondió" de un hombre de 31 años, de Baralla, al que había conocido hacía unos dos años a través de internet y que según su entorno la acosaba y amenazaba.

"Hubo una agresión por parte de él y se escondió porque tuvo miedo; esperemos que ahora se pongan medidas y ya está", afirmaba ayer en declaraciones a la TVG Manuela Blanco, madre de la chica.

Detención

Ese hombre permanece detenido en las dependencias de la Policía Nacional de Lugo y se prevé que hoy mismo pase a disposición judicial por supuesta violencia de género. Su arresto se produjo el sábado, cuando Beatriz aún estaba en paradero desconocido: en aquel momento era la última persona que la había visto e incurrió en contradicciones en su relato.

A la joven se le perdió la pista el viernes por la tarde. Su compañera de piso fue la primera en percibir su ausencia, ya que habían quedado para ir a cenar. "Ella siempre me dice lo que hace, me manda un mensaje... Yo a las cinco de la tarde del viernes la vi bien, se despidió de mi con un beso... No le encuentro explicación", contaba ayer por la mañana a las puertas de la comisaría lucense, cuando todavía no se sabía nada de Beatriz. "No entiendo la razón de que Manolito [el detenido] se contradijo en muchas cosas", añadía en ese momento.

El hombre ya había sido detenido el día anterior sábado. "Fue la última persona que estuvo con ella; contó que la dejó en una calle, que un chico encapuchado se dirigió a ella y le dijo acércate y que él quiso dar media vuelta y ya no la volvió a ver; lo cierto es que a nadie nos compagina la situación que nos contó, pero ahora está en manos de la Policía", señalaba.

Esta chica, los padres de Beatriz y el resto de allegados y amigos respirarían aliviados horas después cuando, por la tarde, fue localizada en un hostal de la ciudad.

La joven ya prestó declaración ante los investigadores. "Me dijo que estaba bien, agobiada, pero bien; que quería descansar", contó su madre a la TVG ya tranquila por saber de su hija. "Si hubo una agresión se sentiría mal, es escapó, se escondió... No sé lo que le pasaría por la cabeza. Lo raro es que no llamara a casa o se fuera con la amiga", comentaba su padre, Pedro López, que considera que se ocultó porque fue su reacción "en ese momento".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine