El ourensano encarcelado por quemar el piso de su exmujer asegura que "estaba en el bar"

Es un ex guardia civil con condenas por drogas n Niega ser autor del incendio y de los malos tratos denunciados por la víctima

04.03.2016 | 10:31
La Policía Local en el lugar del incendio.

Las claves

  • Cinco focos de fuego y la puerta sin forzar. La Policía sospecha que el ex guardia civil usó una llave o utilizó una tarjeta o radiografía para franquear la cerradura del piso de su ex aprovechando que no estaba en casa. Se localizaron cinco focos de fuego con acelerante y ropa de la mujer y su hija.
  • Llamada de teléfono a la mujer en su trabajo. Cuando se declaró el incendio la mujer estaba en el supermercado donde trabaja. Alguien llamó para ver si estaba allí.
  • Tras trabajar en las viñas, al bar. Luis G.G., que se negó a contestar algunas preguntas en el juzgado, negó cualquier relación con el incendio o con los malos tratos denunciados por su mujer a raíz del fuego. Aseguró que estuvo trabajando en las viñas y después fue al bar de Cortegada.
  • La semana pasada compró gasolina. Negó haber usado gasolina de la motosierra para prender fuego al piso. La última vez que compró gasolina fue la semana pasada.

Prisión provisional sin fianza. La magistrada del Violencia contra la Mujer de Ourense envió ayer a la cárcel de Pereiro a Luis G.G. , de 47 años, por un presunto delito de malos tratos y como sospechoso de prender fuego a la vivienda donde vivían su exmujer y una hija en común adolescente. La versión del ex guardia civil, expulsado por sus ilegalidades y al que le constan dos condenas por tráfico de drogas, de que cuando ocurrieron los hechos él estaba en el bar no convenció a la magistrada. Ahora se enfrenta a posibles cargos por malos tratos, coacciones, amenazas y un posible delito de incendio con riesgo para las personas, cuya pena es muy elevada frente al simple delito de daños por incendio. Cuál se le atribuye lo dirá la investigación. Por estos presuntos delitos la Fiscalía pidió su ingreso preventivo entre rejas. La magistrada Eva Armesto acordó su encarcelamiento al apreciar el riesgo de que pudiera atentar contra la exmujer y su hija, así como la posibilidad de que pudiera destruir pruebas, puesto que el caso no está cerrado.

La Policía Nacional aún debe finalizar los análisis de laboratorio para concluir qué acelerante fue utilizado en el incendio de la vivienda de la calle Río Tuño, en el barrio ourensano de O Vinteún. Los bomberos hallaron cinco focos distintos. Las llamas se propagaron por el pasillo, y el fuego y el humo dejaron inhabitable el domicilio, donde madre e hija adolescente vivían de alquiler.

La mujer llevaba tres meses sin convivir con el sospechoso. Se habían separado sin que mediaran denuncias previas por malos tratos. Tras enterarse de que su casa había ardido por un incendio provocado, la mujer dijo a la Policía que el individuo la había sometido durante la relación a amenazas y malos tratos físicos y morales. Luis G. G. fue detenido en la tarde del pasado miércoles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine