La viguesa acusada de matar a su novio afronta 19 años en un juicio en Canarias

La joven propinó a su pareja una puñalada en el corazón y convivió 20 días con el cadáver - Su defensa considera que es un homicidio con atenuantes y pide 5 años

19.03.2016 | 02:16
Arantxa Amoedo aspiraba a ser modelo.

Arantxa Amoedo, la joven viguesa de 27 años que aspiraba a ser modelo, será juzgada por el asesinato de su novio -con cuyo cuerpo convivió veinte días- a partir del próximo 23 de mayo en la Audiencia de Las Palmas por un tribunal del jurado. La joven compartirá el banquillo de los acusados con Tania D.S,, que era su amante y está acusada de encubrimiento.

La Fiscalía y la acusación particular que ejercita la familia del empresario catalán Jordi Burón, que tenía 43 años cuando recibió una cuchillada en el corazón en el chalé que compartía con su pareja Arantxa en la playa de Arinaga en Telde, la acusan de un delito de asesinato y sostienen que el hombre dormía cuando fue apuñalado, por lo que solicitan 29 años de prisión y 190.000 euros de indemnización.

Los abogados defensores de la viguesa admiten un homicidio con atenuantes, pues aducen que la joven -con problemas psíquicos y que en aquel momento no tomaba medicación- actuó en defensa propia cuando iba a ser violada. Esgrimen que no quería matar a Jordi Burón, confesó y ayudó a la Guardia Civil a esclarecer el crimen. Por estos motivos pide que la condena se reduzca a 5 años de cárcel. Las acusaciones solicitan un año de prisión para Tania y su defensa reclama la libre absolución.

"Te juro que solo me defendí". Este mensaje enviado por Arantxa a su hermana es una de las pruebas que aportará la defensa en favor de la acusada. Admite que cometió el homicidio pero también que actuó en defensa propia.

Los hechos tuvieron lugar en el verano de 2013 y la versión de lo ocurrido en el chalé de Arinaga difieren mucho según el relato de las acusaciones y les defensas, si bien todos coinciden en que la relación entre el empresario y la joven viguesa fue tormentosa desde su inicio, y que entre la pasión y los celos derivó en el crimen. Arantxa Amoedo era bisexual y tenía relaciones con otras mujeres. Su novio -a quien le gustaba el sexo duro y organizaba tríos- transigía porque estaba enamorado.

También el posible móvil difiere, pues los problemas económicos están detrás del crimen para las acusaciones. Sostienen que Arantxa "no ocultaba sus ansias de vivir cómodamente y manifestaba a sus conocidos que tenía altos ingresos y trabajaba de productora musical". En febrero de 2013 la pareja viajó a California para comercializar una patente, pero apenas ingresaron dinero. Como su novio ya no la satisfacía ni sexual ni económicamente, el fiscal sostiene que la joven decidió deshacerse de él matándolo. "Aprovechó que dormía para clavarle un cuchillo en la víscera cardíaca y le produjo un fallo cardíaco agudo".

La defensa expone que Arantxa y Jordi, que tenía 20 años más que ella, se conocieron en 2012 en una red de contactos en internet e iniciaron una relación en Barcelona que se volvió insostenible muy pronto "por las singularidades personalidades de ambos" y por sus tendencias sexuales. Así, explican que ella era bisexual mientras que su novio destacaba por su apetencia "a mantener actos sexuales dolorosos que ella rechazaba" y a otras perversiones como "atarla y grabarla mientras tenía contactos sexuales con otras personas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine