La descarga de las 3 toneladas de cocaína del 'Nikolay' se fraguó en un 'furancho' de Arousa

Los 33 procesados afrontan penas que suman 327 años de cárcel y multas por 16.400 millones - El buque fue abordado cerca de Cádiz cuando navegaba hacia Galicia

29.05.2016 | 03:07
Descarga del ´Sv Nikolay´, en Cádiz.

Uno de los mayores alijos marítimos incautados en los últimos años, los 3.000 kilos de cocaína intervenidos a bordo del mercante SV Nikolay, fletado por una organización gallego-colombiana a un grupo búlgaro, se fraguó en un furancho de Arousa. Concretamente en el Furancho de Castrogudín, en Vilagarcía, donde se celebraron varias reuniones para organizar la descarga de la droga en las costas gallegas, según el sumario. En este establecimiento fue detenido uno de los lugartenientes de los colombianos tras la aprehensión del buque. Estaba alojado allí para controlar la llegada del alijo, según la acusación.

El juicio, con 32 procesados que se enfrentan a penas que suman 327 años de prisión y multas por importe de 16.450 millones de euros, se celebra a salto de mata. Desde el pasado 14 de marzo y hasta primeros de julio, en jornadas y semanas alternas, la Audiencia Nacional juzga el gran alijo del SV Nikolay, abordado a 50 millas de Cádiz cuando navegaba hacia Galicia en agosto de 2012.

Las tres toneladas de droga iban a ser descargadas en la costa gallega en una operación organizada por el clan colombiano de los Vélez Garzón, afincado en Madrid y Asturias, y un grupo gallego a cuyo frente la Fiscalía sitúa al antiguo jefe del puesto de la Guardia Civil de Corcubión, José Álvarez Otero, destinado en aquellas fechas en la localidad navarra de Estella. La descarga del gran alijo que transportaba una organización búlgara, a la que iban a abonar 180.000 euros, se haría con un pesquero que saldría del puerto de Muxía. Los búlgaros se encargarían después de la distribución de la droga en la Unión Europea.

La Fiscalía solicita las penas más altas para el cabecilla de la rama gallega, el sargento José Álvarez Otero que afronta 22 años y medio de prisión porque al delito de narcotráfico se suma otro por depósito ilegal de armas, y para el empresario colombiano afincado en Asturias Diego Alberto Vélez Garzón, a quien el Ministerio Público sitúa al frente del cártel colombiano en España por lo que solicita 15 años de cárcel. Ambos afrontan multas por importe de 1.800 millones en el caso del guardia civil y 1.700 millones en el caso del empresario. Luis Eduardo Vélez, procesado en la misma causa con su hermano y para quien se pedía la misma condena, falleció antes del juicio.

La rama gallega en el banquillo se completa con Francisco José Lema y el histórico contrabandista vilagarciano Manuel Prado López, considerado principal contacto con los Vélez y buscado al ser detenido por fraude fiscal. Su familia es propietaria del furancho de Arousa donde se reunían gallegos, colombianos y búlgaros. Ambos se enfrentan a 10 años de prisión y multa de 450 millones, al igual que la veintena de tripulantes del SV Nikolay, todos ciudadanos búlgaros.

Por parte de la organización colombiana también figuran como procesados Jairo Cardona, considerado lugarteniente de los Vélez, y Adrián Antonio Cardona, que se enfrentan a 12 años de cárcel y 500 millones de multa cada uno; Luis Adriano Gaviria y la suegra del fallecido Eduardo Vélez que afrontan 10 años de prisión y 450 millones según el escrito fiscal.

Gallegos y colombianos también se reunieron en el pub Palacín de Cee, vinculado a la familia de José Álvarez. En el registro del domicilio del guardia civil en Corcubión se halló un auténtico arsenal de armas con varias pistolas, una carabina, una escopeta y hasta un fusil de asalto Cetme que constituye dotación armamentística de la Guardia Civil y no puede usarse a nivel particular como otras armas reglamentarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine