El retorno obligado de un gallego

Alberto Camiña, un vecino de As Neves que reside en Suiza desde 2012, debe ir a prisión por un delito cometido hace ocho años

01.12.2016 | 01:14
Alberto Camiña

"En 24 horas puedo pasar de estar jugando con mi hija a tener que ingresar en prisión por algo que hice hace ocho años". La vida de Alberto Camiña, un vecino de As Neves (Pontevedra) afincado desde hace años en Suiza, dio un vuelco la semana pasada cuando recibió en el consulado de Zurich una notificación que le indicaba que debía entrar en la cárcel al no concederle el Gobierno español el indulto que había solicitado.

Los hechos por los que es reclamado fueron en 2008. Por aquel entonces, en una noche de verano, tuvo una trifulca con otro varón con el que llegó a las manos en un pub de As Neves. Impactó un vaso en el rostro de su contrincante, provocándole una importante herida. "Fue una pelea de bar, como las que ocurren cada fin de semana en cientos de locales", señala Camiña, quien añade que "tuve la mala suerte de que mi golpe le ocasionó una hemorragia". El Juzgado Penal 2 de Pontevedra le condenó a pagar indemnización y a 2 años de prisión, condena que no cumpliría al carecer de antecedentes penales. Pero dicho castigo quedaba en suspenso condicionado a que no cometiese nuevos delitos en un periodo de tres años.

En 2010, en un "fatal error", según él mismo reconoce, el acusado sufrió un accidente con un quad que conducía sin permiso, hecho por el que sería nuevamente condenado en 2013.

El recorrido judicial relacionado con este siniestro se demoró tres años. Tiempo suficiente para que este nevense rehiciese su vida por completo: "Yo sabía que había hecho mal las cosas, que me había equivocado y que debía cambiar". Decidió marcharse a comienzos de 2012 junto a dos amigos a Suiza. "No tenía trabajo ni vivienda, pero debía empezar de cero", señala.

Casi cinco años después de partir, Camiña tiene un empleo fijo como gruista, conoció a la mujer con la que vive actualmente y tiene una hija pequeña llamada Beatriz. "Además, nos acaban de decir que mi esposa está embaraza de un mes", dice ilusionado.

Desde 2013, momento en el que fue sentenciado por el accidente automovilístico, su abogado ha instado ante el juzgado que lo condenó por la agresión primero la sustitución o suspensión de la entrada en prisión y a continuación el indulto del Gobierno, que le fue denegado hace escasos días. Ahora, con toda su vida en Suiza, el acusado solicitará cumplir la condena en el país helvético.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine