Tragedia infernal en el país vecino

El devastador incendio en el centro de Portugal avanza sin control hacia el norte

Desalojan una treintena de pueblos por la amenaza del fuego - 3.000 efectivos trabajan en la extinción - Confunden la explosión de una caravana con un accidente de avión

21.06.2017 | 01:45

Portugal sigue sin lograr contener el avance del devastador incendio que azota el centro del país desde el pasado sábado y que no solo no ha remitido, como se esperaba, sino que se extiende hacia el norte pese al trabajo sin descanso de más de tres mil efectivos -entre bomberos, miembros de Cruz Roja y del ejército- desplazados a la zona más afectada para sofocar las llamas y prestar ayuda a las personas de las numerosas aldeas evacuadas.

Los mayores incidentes se registraban ayer en las comarcas de Góis y Pampilhosa da Serra, donde a media tarde ya habían sido desalojados una treintena de pueblos ante la amenaza de las llamas. Además, una de las principales vías de comunicación entre las poblaciones de la Sierra de Lousã, la carretera nacional 112, fue cortada al tráfico de cualquier vehículo que no fuese oficial para evitar que pudieran ser atrapados por las llamas, como ocurrió en las primeras horas en la ya conocida como "carretera de la muerte".

El frente más al norte del incendio, hacia donde ayer soplaba fuerte el viento, arrasó la población de Soerinho (comarca de Pampilhosa da Serra), a unos 40 kilómetros de Pedrógão Grande, hecho que revela el considerable avance del fuego en los últimos días.

En todas las comarcas por las que pasó el incendio desde entonces había aún ayer focos activos, algunos con especial virulencia, por lo que los responsables del centro de operaciones desde el que se controlan todos los trabajos de extinción decidieron aumentar la presencia de medios terrestres y aéreos.

El momento de mayor confusión del día llegó a media tarde, cuando Protección Civil informó de la caída de un avión Canadair que arrojaba agua en un foco del término de Ouzenda, en la comarca de Pedrógão Grande.

Dos horas después, sin embargo, el comandante de este organismo, Vítor Vaz Pinto, aseguraba que no tenía "conocimiento de la caída de ningún avión" al servicio de la Autoridad Nacional Protección Civil (ANPC). No obstante, reconoció que se enviaron equipos de búsqueda a la zona, al tiempo que precisó que allí había una caravana abandonada con botellas de gas en su interior que pudo haber explotado y crear "confusión".

Las condiciones meteorológicas adversas y la situación aún preocupante en muchas zonas obligaron a reforzar la presencia aérea y terrestre en diferentes focos del fuego, en cuya extinción colaboran medios aéreos de España, Francia, Italia y Marruecos. También se sumaron a las tareas de apoyo a los más necesitados los vecinos de los municipios afectados.

"Apenas hay medios y el fuego es muy peligroso, por lo que todos estamos alerta por lo que pueda pasar", dijo Fernando Alves, trabajador del Ayuntamiento de Pampilhosa da Serra que, junto a otros vecinos, intentaba proteger del fuego las viviendas de la aldea de Vale de Carvalho. Mientras tanto, los efectivos de Cruz Roja y Protección Civil se afanaban para dar alojamiento a las decenas de personas desalojadas, la mayoría vecinos de pueblos localizados en plena sierra de Lousã.

El balance de víctimas mortales sigue en 64, aunque aún es provisional, y el número de heridos subió a 160, siete en estado grave.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine