Detenido un leonés por 43 robos y estafas en Galicia, Asturias y Cantabria

El hombre entraba en edificios públicos, cogía bolsos y carteras, y llamaba a sus víctimas para conseguir el número de las tarjetas y sacar dinero

23.10.2017 | 15:21

Los hechos

  • Las cuantías. La investigación de la Guardia Civil revela que el detenido se hizo con unos 10.000 euros a lo largo de casi un año, sacando dinero de cajeros automáticos con las tarjetas de sus víctimas en A Coruña, Lugo, Ourense, Asturias y Cantabria

La Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo detuvo en la mañana de ayer a un leonés de 53 años como presunto autor de 43 delitos de hurtos y estafas en Galicia, Asturias y Cantabria. Los delitos en la comunidad gallega fueron en A Coruña, Lugo y Ourense. El hombre robaba bolsos y carteras en organismos oficiales, se hacía pasar después por un responsable de la entidad bancaria de la víctima para hacerse con el número secreto de las tarjetas y les sacaba dinero de la cuenta desde cajeros automáticos.

La investigación, bautizada como operación Esparta, empezó el pasado mes de febrero, cuando se detectaron varios robos con el mismo modus operandi en distintas localidades del norte.

Los equipos de la Policía Judicial y de Investigación de la Guardia Civil analizaron los casos y detectaron que el autor entraba en edificios públicos, como colegios, hospitales y ayuntamientos, haciéndose pasar por representante editorial o un profesional de perfil similar, y ya en los despachos sustraía carteras o bolsos a los que tuviera acceso.

Desde otra localidad diferente llamaba a los titulares de las tarjetas robadas y, tras indagar a qué banco pertenecían, se hacía pasar por trabajador de esa entidad y le informaba de un intento fraudulento de compra con esas tarjetas. Solicitaba entonces el número secreto con la excusa de anularlas, pero en realidad lo utilizaba después para sacar dinero de los cajeros.

Según explicó ayer la Guardia Civil en un comunicado, la investigación fue difícil porque el hombre "estudiaba con antelación todos los inmuebles para no dejar nada al azar y tomaba elevadas medidas de seguridad, como llamar a las víctimas desde cabinas públicas de localidades alejadas y sacar dinero en cajeros en los que no había cámaras de seguridad". Aún así, tras identificarlo, se constató que tenía antecedentes por hechos similares en la década de los noventa. Ahora se le imputan 43 delitos perpetrados en localidades de A Coruña, Lugo, Ourense, Asturias y Cantabria entre octubre de 2016 y septiembre de este año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine