13 de abril de 2018
13.04.2018

Charlín facilitó el acceso de los asaltantes al salir de casa y dejar abierto el portal

Su hijo Melchor, que recibió ayer el alta, era víctima de los agresores cuando su padre regresó a la vivienda - El robo o un ajuste de cuentas, principales vías de investigación

13.04.2018 | 12:09
Manuel Charlín abandona el hospital con dos de sus nietas.

El exceso de confianza del patriarca del clan de los Charlines, Manuel Charlín Gama, allanó el camino para el asalto a la vivienda en la que reside junto con su hijo Melchor. Eso se desprende de los primeros indicios que recabaron los agentes de la Policía Local de Vilanova y de la Guardia Civil que acudieron a la vivienda tras ser alertados del asalto y la paliza que sufrieron, al comprobar que ni el portalón ni la puerta de acceso a la vivienda habían sido forzadas por los asaltantes.

El patriarca, desde su puesta en libertad, se ha convertido en un hombre de costumbres, que casi todas las mañanas suele realizar largas caminatas como ejercicio, algo que volvió a hacer en la mañana del miércoles, momento que los asaltantes aprovecharon para acceder al interior de la vivienda con un arma de fuego y un bate. En el interior de la mansión se encontraron con Melchor Charlín, al que golpearon una y otra vez, supuestamente, para que les entregase el dinero que había en la vivienda.

El regreso de su padre, que fue golpeado en la cabeza, y los gritos de una mujer brasileña que reside también en la vivienda, hicieron desistir a los dos asaltantes que optaron por huir sin que la Policía Local de Vilanova, el primer cuerpo de seguridad que llegó a la escena, pudiese localizarlos.

La investigación mantiene abiertas todas las hipótesis, desde un robo con violencia hasta un presunto ajuste de cuentas, sobre todo porque la actitud de la familia Charlín no está siendo muy colaboradora con los agentes que investigan el caso, más allá de asegurar que los asaltantes solo pretendían robarles.

Refuerza la teoría del ajuste de cuentas el hecho de que ambos podrían ser de origen latinoamericano, algo que se desprende de las primeras declaraciones de los afectados, al asegurar que tenían acento sudamericano y tez morena. Además, en el interior de la vivienda no se constataron evidencias de un intento de robo, más allá de la agresión sufrida por los dos integrantes de la familia Charlín.

Si el patriarca del clan Charlín tan solo permaneció tres horas en el Hospital de O Salnés, su hijo mayor se llevó la peor parte durante el asalto, ya que recibió una paliza de los dos hombres mientras le reclamaban el lugar en el que escondía el dinero. Melchor Charlín durmió en el centro hospitalario y recibió el alta hospitalaria ayer, sobre las 8.30 horas.

El asalto a la vivienda de Manuel Charlín Gama, que a sus 85 años está considerado uno de los grandes capos del narcotráfico gallego, ha causado gran alarma entre las fuerzas de seguridad y la sociedad arousana. Carmen Avendaño, presidenta de la fundación Érguete, mostraba ayer una gran "preocupación" por lo sucedido. "Todo apunta a que los colombianos están aquí y envían un mensaje claro a uno de los grandes narcos gallegos. Han entrado en su casa y le han golpeado, a él y a su hijo. Me preocupa por la violencia que traen con ellos los cárteles sudamericanos. Nuestros narcos no son tan violentos, y lo digo yo que he sido amenazada", explica.

Avendaño, protagonista de la historia de la lucha contra el narcotráfico en Galicia durante los últimos 25 años, asegura que no ve la serie Fariña, aunque ha participado como tertuliana. "Me da pudor verme en la televisión. Me tocó a mi, pero nunca quise tener protagonismo", asegura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine