'Juego de Tronos' arranca a medio gas

El regreso no despeja las dudas sobre Jon Nieve, Daenerys sigue con su mala racha, Cersei se instala en el sufrimiento y Melisandre desnuda su secreto

26.04.2016 | 01:06
Fotograma de la serie ´Juego de Tronos´.

Muchos fueron los que en la madrugada del domingo al lunes apenas durmieron para no perderse en exclusiva el estreno mundial de la sexta temporada de la serie 'Juego de Tronos'. Las redes sociales hervían al día siguiente con los comentarios de los seguidores, unos encantados con los nuevos capítulos y otros con críticas hacia ciertas cuestiones. La nueva temporada arranca a medio gas ya que no despeja las dudas sobre Jon Nieve, Daenerys sigue con su mala racha y Cersei se instala en el sufrimiento. Queda por ver todavía qué personaje ganará peso y cuál lo perderá en las nuevas entregas

Con una expectación que supera a la generada por las anteriores temporadas (la maquinaria publicitaria crece y la curiosidad ata), la sexta temporada de Juego de tronos volvió a subvencionar ojeras y financiar intensos debates en redes y paredes digitales. A estas horas, quien no sabe qué ha pasado en el primer capítulo es porque no quiere. O porque le importa un bledo, que diría Luis Enrique. Sobre su calidad o intensidad fluyen ríos de sangre entre defensores y detractores, aunque ganen los primeros por goleada porque quedarse hasta las tantas de la madrugada para ver una serie que no te gusta no tiene mucho sentido. El balance, visto desde la tierra media, es irregular. No hay grandes novedades y la realización es tan correcta como impersonal. Eso sí: dura menos así que el resultado es más entretenido.

El tinglado empieza como terminó la quinta. Jon Nieve yace frío cómo la ídem rodeado por los compañeros más leales de la Guardia de la Noche en el suelo del Castillo Negro. A Jon, recordemos, lo cosieron a puñaladas al grito de traidor (y no precisamente por soltar spoilers). ¿Se dan pistas sobre una posible vuelta a la vida? La esperanza es lo último que se pierde y es más que probable que la serie, cuyos responsables no tienen un pelo de tontos, van a tensar esa cuerda todo lo que puedan. Se deja caer alguna pista para animar a los admiradores de Jon Nieve (buen personaje aunque el actor sea más bien flojo) pero podría ser falsa.

Lo que no es falso (o sí, recordemos que el despelote de Cersei en público era un truco digital) es el desnudo final (y que no viene a cuento, la verdad) de la nada melindrosa Melisandre para pegarle un buen susto al espectador, en plan El retrato de Dorian Grey. ¡Lo que puede hacer un collar!

La mujer roja tiene pinta de ser un peso pesado en esta temporada, en la que, nuevamente, Khaleesi vuelve a aparecer con cuentagotas al otro lado del Mar Angosto. Pero vaya gotas, amigas y amigos: secuestrada por el clan Dothraki del fortachón Khal Moro, le planta cara y el ogro se convierte en su paladín al saber que es la viuda de Khal Drogo. ¡Que nadie le toque un solo pelo blanco! ¿Ganará terreno el personaje en esta temporada? A este paso se jubilará antes de llegar a olisquear siquiera la otra orilla. Aguanta, mujer: Jorah Mormont y Daario Naharis siguen tu rastro para rescatarte. Y uno de ellos te ama.

Lo de Sansa Stark promete, sobre todo tras aceptar el juramento de la acorazada Brienne de Tarth, que la salva (junto al desdichado Theon Greyjoy, que ya no es tan Hediondo pero sigue castrado) como ella sabe de los sabuesos y esbirros del bestia de Ramsay Bolton. Un momento. ¿No hay violencia en Juego de tronos y el único desnudo es cualquier cosa menos erótico? Haberla, hayla. La peor parte se la lleva el príncipe Doran Martell y (mejor apartar la vista) Trystane. Nadie los echará de menos salvo los lectores de las novelas, que notarán aquí las manos de los guionistas armadas con hachas para cortar. Tampoco a las pelmazas Serpientes de Arena que se los cargan, pero todo parece indicar que habrá que aguantarlas toda la temporada. Es lo peor del capítulo y traiciona a la novela.

¿Y Cersei? Con lo malvada que es ya empieza a darnos un poco de lástima. Solo un poco. Suya es la mejor escena cuando reflexiona amargamente con su hermano y amante sobre la maldición que pesa sobre sus hijos, y que se cobró una nueva víctima en la bondadosa Myrcella. En Braavos, Arya Stark pide limosna. Ciega y desconsolada, pero no derrotada del todo: tendrá una aliada que le da su primera lección de supervivencia. ¿No sale Tyrion? Un poco. Durante un paseo en Meereen con Varys se topará con la dantesca imagen de la flota de Daenerys en llamas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine