Hogar

Cómo conseguir que tu sofá viejo y desgastado quede como nuevo

Aprende a reparar cojines hundidos y muelles rotos de forma sencilla y con un precio muy económico

12.01.2018 | 11:44
Repara tu viejo sofá.

Con el paso de los años, los sofás tienden a hundirse cuando nos sentamos en ellos debido a que la espuma de los cojines está vieja o porque los muelles del mueble se han roto. Sin embargo, esto que resulta tan incómodo y molesto, tiene fácil arreglo. A continuación, te ofrecemos una serie de trucos para aprender a reparar un sofá viejo y hundido sin necesidad de gastar mucho dinero.

Detectar el problema

Lo primero que debemos hacer es comprobar si se trata de un problema relacionado con los cojines o los muelles del propio mueble. También puede ser que alguna de las láminas de madera se haya roto.

Para acceder al interior del sofá y detectar si está dañado, tendremos que darle la vuelta y desatornillar las partes correspondientes o quitar las grapas que unen la tela al marco del sofá. Cuando hayamos realizado este paso, podremos ver si hay tablas o muelles rotos.

Cómo reparar el sofá

Una vez identificado el problema, el modo de actuación será diferente dependiendo del mismo.

Los cáncamos y alcayatas nos ayudarán a arreglar los muelles rotos. / GETTY

En caso de que haya muelles rotos. Por lo general, los sofás de muelles que se hunden, lo hacen debido a que la estructura se ha soltado de la madera. Para repararlo, lo más práctico y barato es utilizar unos cáncamos o alcayatas para tacos. Con su ayuda, podremos volver a unir los muelles entre sí y a la estructura de madera.

Si hay tablas rotas. Si lo que se ha roto es la tabla del asiento, lo más barato y sencillo es medir el espacio e ir a una tienda de bricolaje para adquirir una tabla de madera contrachapada de la medida tomada. Después, solo tendrás que meter la tabla dentro del sofá y volver a cerrarlo.

Si los cojines están aplastados. En este caso, no hay nada mejor que comprar la espuma para el cojín del sofá y rellenar los cojines tú mismo tras sacar el material que tenían dentro. Recuerda medir bien el tamaño de las dimensiones del cojín para poder rellenarlo adecuadamente.

Si predomina la suciedad. Para rematar la renovación de tu sofá, puedes quitar las fundas a todos los cojines, -incluyendo las de dos asientos- y dejar que la lavadora haga el resto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine