Martin Amis se ríe de los nazis

02.10.2015 | 01:25
El escritor Martin Amis, ayer, en Barcelona.

El escritor británico Martin Amis, que ayer presentó en Barcelona La zona de interés, considera "oportuno utilizar la sátira para destacar con desdén lo grotesco del régimen nazi". Con esta novela, Amis ha vuelto al nazismo después de La flecha del tiempo, en este caso dando la palabra a los verdugos y a las víctimas y con tonos de humor negro. Amis reconstruye ese mundo a partir de tres vértices: Golo, un joven oficial sobrino del jerarca nazi Martin Bormann, que llega a un campo de exterminio para trabajar en la puesta en marcha de una fábrica con mano de obra esclava; Hannah, la esposa del comandante del campo, el grotesco Paul Doll, y el Sonderkommando Szmull, uno de esos judíos que colaboraban con los verdugos.

Rechaza Amis que su novela pueda ser asimilada a la comedia clásica, tipo Shakespeare o Jane Austen, que "nos situaría en un entorno en el que un hombre conoce a una mujer, se sienten atraídos y superan unas dificultades impuestas por una generación precedente, hasta alcanzar una situación de esperanza y se casan".

En La zona de interés no se puede hablar de comedia, precisa Amis, sino de sátira. "La comedia provoca una cierta risa, y la risa la solemos asociar con la alegría, un estado positivo y cierto punto de frivolidad, pero la risa no siempre es felicidad, te puedes reír por desdeño, por desprecio, y ahí entramos en la sátira, que no es más que una ironía militante en la que quieres destruir lo que te produce la risa". Recurrir a la ironía era totalmente oportuno en el caso de la Alemania nazi, señala, porque "allí hubo muchas cosas patéticas, grotescas y es mejor reírse con una risa desdeñosa" y no resulta casual, añade, que "los grandes tiranos de la historia han temido más la risa que el dolor".

Aunque algunos vean a Szmull como un colaboracionista, para el autor de El estado de Inglaterra "los Sonderkommando eran víctimas 100 por ciento sino 1.000 por ciento, porque estaban presentes cuando los judíos llegaban a los campos, estaban alimentados para convencer a los recién llegados que iban a ser bien tratados, pero su función era recoger los cuerpos de las cámaras de gas, o arrancar los empastes de oro de los dientes".

Recuerda Amis las palabras de Primo Levi, quien "ya decía que no se juzgara a los Sonderkommando, porque eran como los otros judíos, pero simplemente más triste; eran víctimas en tanto que testigos de las atrocidades"; y además los nazis fueron más allá en su perversidad al obligar a los consejos judíos de los guetos a seleccionar a los judíos que se iban a llevar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine