Adiós a la eterna compañera de Reagan

La ex primera dama estadounidense Nancy Reagan fallece a los 94 años de un paro cardíaco n Firme defensora de la investigación con células madres, se dedicó activamente a la lucha contra las adicciones

07.03.2016 | 01:04
Nancy Reagan, frente a un mural con la imagen de su marido.

Nancy Reagan, esposa y compañera inseparable del expresidente Ronald Reagan hasta su muerte en 2004, falleció ayer a los 94 años, con lo que desaparece una figura fundamental de la historia reciente de Estados Unidos. El fallecimiento de la ex primera dama, que al igual que su marido también se había dedicado previamente a la interpretación, se produjo en su residencia de Los Ángeles (California) a causa de un fallo cardíaco, como confirmó la Fundación Reagan.

Nancy, cuyo nombre de soltera era Anne Frances Robbins, se casó en 1952 con Ronald Reagan y fue la primera dama del país entre 1981 y 1989, una época en la que se convirtió en una figura pública de primer orden, dando un especial protagonismo a ese puesto.

Nacida en la ciudad de Nueva York el 6 de julio de 1921, al quedar viuda se convirtió en una apasionada defensora de la investigación con células madres, debido a que su marido, que falleció el 5 de junio de 2004 de una pulmonía, llevaba años sufriendo la enfermedad del alzhéimer. Pese a sus continuas peticiones a los mandatarios que sucedieron al republicano Reagan, no fue hasta el primer mandato presidencial del demócrata Barack Obama cuando se levantaron en Estados Unidos las restricciones a la financiación pública de las investigaciones con células madre.

Durante los dos mandatos presidenciales de Ronald Reagan, Nancy se dedicó activamente a la lucha contra las adicciones desde su puesto de primera dama, convirtiéndose en uno de los principales portavoces de la campaña Solo di no a la droga y el alcohol. Pero por lo que es más recordada es por haber sido la compañera inseparable, confidente y aliada de Ronald Reagan, y por convertirse desde entonces en el paradigma y ejemplo de lo que se esperaba de una esposa del presidente de Estados Unidos.

"Cada vez que ella estaba en la habitación, él estaba mejor, y cada vez que estaba él, ella también estaba mejor", declaró a la cadena NBC el que fuera jefe de gabinete de la Presidencia de Reagan, Ken Duberstein, que calificó el día de "muy triste". "Aportó un sentido de clase, dignidad y elegancia (a la Casa Blanca) que todo el mundo admiró", agregó Duberstein.

En una entrevista ofrecida en 1998 a la revista Vanity Fair, Nancy aseguró que su vida "comenzó" cuando conoció a Ronald. "Ha regresado junto al hombre que amó", escribió en su cuenta de la red social Facebook su hijastro, Michael Reagan.

La también ex primera dama Barbara Bush emitió un comunicado en el que destacó que Nancy estaba "totalmente dedicada" a su marido, y que "reconforta saber que se han reunido de nuevo".

"La señora Reagan va a ser enterrada en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan, en Simi Valley (California), junto a su marido", anunció Joanne Drake, portavoz de esa institución, que indicó que se va a permitir a la gente darle un último adiós.

Su tiempo en la Casa Blanca también estuvo marcado por el intento de asesinato que sufrió su marido en 1981, cuando recibió un disparo en la axila, y por la batalla contra el cáncer de pecho que ella misma tuvo que afrontar y que le fue diagnosticado en 1987.

"Nancy era una mujer extraordinaria: una primera dama sofisticada, una orgullosa madre y esposa devota del expresidente Reagan, su Ronnie", dijo en un comunicado el exmandatario Bill Clinton, que transmitió también las condolencias de su mujer y aspirante presidencial demócrata, Hillary Clinton. "Su fuerza era legendaria, particularmente cuando la pusieron a prueba el intento de asesinato del presidente y su batalla con el alzhéimer", agregó el expresidente demócrata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine