Mobile World Congress
Red de mensajería instantánea

WhatsApp gratis: ¿hay trampa?

La red de mensajería instantánea más popular tendrá que buscar métodos nuevos para conseguir beneficios

22.01.2016 | 18:30
WhatsApp vuelve a ser gratuito.

La red de mensajería instantánea más popular en España ha decidido eliminar el pago anual, de un euro, que exigía a los usuarios que no habían contratado una suscripción vitalicia, ¿llegará ahora la publicidad y el spam a WhatsApp?

Esta semana, los millones de usuarios que tiene WhatsApp en todo el mundo han recibido una noticia que, no por esperada, deja de tener menos impacto. El servicio está dejando de cobrar la renovación anual a sus usuarios, por lo que pasa a ser completamente gratuita.

Esta buena noticia viene en forma de mensaje de la propia aplicación y nos indica que se nos ha concedido una cuenta de por vida.

Un cambio esperado

Desde que WhatsApp fuera adquirido por Facebook en octubre de 2014 por la increíble cantidad de 21.800 millones de dólares, todo el mundo ha especulado con las posibles vías en las que Facebook piensa recuperar esta inversión. Estaba claro que cobrar una cuota no era viable, ya que además podría hacer que los usuarios migrasen a otras plataformas como Telegram o Line.

Facebook no compró WhatsApp con la esperanza de ganar dinero cobrando a sus usuarios por usar su aplicación, de eso podemos estar seguros. Es muy probable que la idea de Facebook vaya mucho más allá.

Tan solo tenemos que pararnos a pensar qué dato personal es obligatorio para poder usar esta aplicación y veremos por dónde van los tiros. Efectivamente: nuestro número de teléfono es un dato muy interesante para una empresa como Facebook, el cual muchos usuarios aún se niegan a publicar en sus perfiles en la famosa red social.
Información privada y publicidad

Con la compra de WhatsApp, Facebook consiguió de golpe los números teléfono de cientos de millones de usuarios, cantidad que no ha parado de crecer desde entonces. ¿Y qué piensa hacer con esos datos? De cara a los usuarios puede aparentar que no esté haciendo nada con esa información, pero podemos estar seguros de que un gigante como Facebook tiene planes más que interesantes para sacar un provecho económico de esa información.

Según explican en el blog oficial de WhatsApp, sus actuales administradores se dieron cuenta de que muchos usuarios dejaban de usar la aplicación cuando se les pedía el pago por ello. No era tanto por la cantidad insignificante solicitada, sino por la necesidad de usar una tarjeta de crédito, débito, cuenta de PayPal o similar.

Si tenemos en cuenta que muchos de los usuarios de la aplicación son adolescentes e incluso niños, es lógico que Facebook decida eliminar esta barrera que podría suponerle la pérdida de usuarios, especialmente de aquellos que han crecido usando esta aplicación y que pueden convertirse en usuarios fieles en el futuro.


WhatsApp para empresas

Otro de los puntos que quedan en el aire es saber cómo WhatsApp piensa rentabilizar su aplicación ahora que ha dejado de cobrar por ella. Según ese mismo post, se anuncia que se van a empezar a realizar pruebas con herramientas que permitirán a los usuarios comunicarse con las empresas de su elección.

Aparentemente y según los ejemplos que comentan, puede ser un canal de comunicación adicional -y por el cual pagarían las empresas- para ponerse en contacto con servicios de todo tipo como bancos o aerolíneas, algo que podría complementar a los emails y mensajes SMS que ya se vienen utilizando desde hace tiempo.

Pero interesa especialmente la frase que afirma que WhatsApp seguirá ofreciendo un servicio libre de spam y de publicidad por parte de terceros. Nos gustaría creer que eso seguirá siendo así, pero varios usuarios hemos encontrado mensajes más que sospechosos al ir a escribir algo y equivocarnos al hacerlo. Veamos un ejemplo:

Si nos fijamos en la imagen vemos como, en algunas ocasiones, al escribir por error un punto en lugar de un espacio WhatsApp interpreta que estamos nombrando una URL, busca si se encuentra a la venta y nos ofrece la posibilidad de adquirirlo.

Conclusión

El cambio que acaba de realizar WhatsApp busca afianciar su posición dominante en el mercado y eliminar prácticamente el único motivo que un usuario medio podría tener para cambiarse de aplicación de mensajería. Está claro que una aplicación con ese nivel de usuarios tiene que sacar un beneficio de alguna parte y todo apunta a que nuestros datos y la publicidad van a ser esos beneficios.

Tampoco podemos culpar a las empresas por poder ganar dinero con esa información; al fin y al cabo, todos hemos aceptado los términos y condiciones del servicio al empezar a usar este tipo de servicios. En definitiva, deberíamos quedarnos con la idea de que cuando no pagamos por un producto, nosotros somos el producto.

Más información en onemagazine.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine