17 de junio de 2020
17.06.2020
La Opinión de A Coruña
banner buzzeando
Animales

Diego, la tortuga inseminadora que ha salvado su especie

Un ejemplar que procreó 800 hijos regresa a la isla de la que fue sacado hace 87 años

17.06.2020 | 09:49
Diego, la tortuga inseminadora que ha salvado su especie
Diego, la tortuga inseminadora que ha salvado su especie

La tortuga Diego, un ejemplar gigante que ayudó a salvar su especie en las Galápagos al procrear 800 hijos, regresó este lunes a la isla de la que fue sacado aparentemente hace 87 años, tras considerar los expertos que ya no hay peligro de extinción.

"La tortuga Diego vuelve a casa. La operación se está desarrollando", confirmaron a Efe fuentes del Parque Nacional Galápagos, que explicaron que en la operación se están repatriando otras 14 tortugas que participaron en el crucial plan de procreación.

El programa comenzó en la década de 1960, después de descubrir los expertos ecuatorianos que apenas quedaban en la isla Española doce hembras y dos machos de la especie Chelonoidis hoodensis.

"En 1960 se descubrió que había islas en las que (estas tortugas) estaban a punto de extinguirse y con ellas se inicio el programa en cautiverio", agregaron.

De 15 ejemplares a 2.300

Diego fue reclutado a la misma misión en 1976 para dotar el programa de crianza de "la variabilidad genética" necesaria para garantizar la continuidad de la especie, y tras buscar por todo el mundo fue encontrado en un zoólogico de San Diego, en Estados Unidos.

Y con un linaje de 800 ejemplares, Diego regresa ahora a la isla Española con sus 14 compañeros de proyecto, al considerar los expertos que no existe más el peligro de extinción por el que eran mantenidos en cautiverio en la Isla de Santa Cruz.

"Actualmente hay alrededor de 2.300 ejemplares en esa isla que han sido repatriados a lo largo de todos estos años y ya no se las necesita mantener en cautiverio porque está creciendo la población. Así que se las va a liberar".

Pero aseguran que este pequeño grupo "salvó la especie", al pasar de "de 15 a 2.300".

Para Diego será sin duda un momento histórico, porque los expertos del Parque Nacional de Galápagos creen que fue precisamente capturado es esa misma isla en 1933.

El proceso de trasladó, anunciado en enero, debió haberse realizado el 27 de marzo, pero por la pandemia del coronavirus fue aplazado.

Tras ser cargados en un bote, este lunes al amanecer los 15 quelonios fueron traslados por mar de la isla de Santa Cruz hasta la Española, un viaje de unas cinco horas, y serán después introducidas tierra adentro -"el lugar donde las dejan no es cercana a la orilla"- para que estén protegidas, tras lo cual serán observadas para su correcta aclimatación.

Acción de piratas

Arida, pequeña y de fácil acceso, la isla Española, situada en el sureste del archipiélago, perdió años atrás casi la totalidad de las tortugas principalmente a manos de piratas y balleneros que se abastecían de alimento en ese refugio y se llevaban en sus barcos a las tortugas gigantes que podían "sobrevivir hasta un año, o incluso más, sin comer ni beber".

Sin embargo, y tras el exhaustivo proyecto de reproducción en cautiverio, estudios basados en modelos matemáticos con diferentes escenarios posibles para los próximos 100 años, revelan que la isla reúne ahora las condiciones suficientes para mantener a la población de tortugas, y que seguirá creciendo normalmente sin ninguna nueva repatriación de juveniles.

Y aun así, actualmente el archipiélago tiene sólo el 15 % del número inicial de tortugas, estimado en 400.000 individuos, de quince especies originales.

En la Española hay otros animales como iguanas y lobos marinos, pero la presencia de las tortugas es indispensable para la supervivencia de otras especies, como los albatros.

Esas aves requieren características especiales para llegar o despegar y, precisamente, son las tortugas las que abren espacios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook