12 de diciembre de 2017
12.12.2017
Cartas de los lectores

Superar la Constitución de 1978 para poder construir un futuro de convivencia

12.12.2017 | 01:22

La Constitución de 1978 es una Constitución que debería poder superarse, forma parte del problema, es una de las causas de la involución que vivimos a todos los niveles en la actualidad.

Porque es una Constitución "freno", que no permite seguir avanzando, ni en la convivencia entre los pueblos que comparten el Estados español, ni en la construcción de un Estado social.

La Constitución de 1978 es el reflejo de un contexto y un momento histórico diferente al actual, nace de un periodo de excepción donde el fascismo tenía todo el poder en sus manos y amenazaba con utilizarlo.

Yo soy un padre de 43 años y no la he votado y como yo no lo hicieron aquellos nacidos después de 1960, algo que entiendo que también debe ser valorado y tenido en cuenta.

En la Constitución existen artículos positivos que no se cumplen, entre otras cosas porque la Constitución a esos artículos no les ha dado un carácter vinculante, por este motivo son más bien un adorno que un artículo de una constitución. Bien distinto es el caso de algún artículo que defiende los intereses de la oligarquía, como el famoso 155.

La Constitución de 1978 es en su esencia es el garante de los privilegios de una oligarquía que mayoritariamente heredó su posición del franquismo. Es una Constitución que defiende intereses de la oligarquía, no los de la clase obrera.

Debería haber llegado el momento, después de tantos años, de hablar sin miedo de la necesaria reforma de esta Constitución de "tránsito" o hasta de "traición" para algunos. Debería ser posible una nueva Constituyente.

Temas que en su momento se dejaron en el tintero por miedo, hoy tendrían que retomarse. Cosas tan importantes como el modelo de Estado, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, Monarquía o República, la defensa de lo público, el blindaje de los derechos de los trabajadores y un largo etcétera.

La Constitución debe ser vista como un documento vivo, que sirve como herramienta para la convivencia. Y no como un arma en manos del Estado o los llamados partidos mayoritarios para mantener sus privilegios.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 401) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contaco. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine