24 de diciembre de 2017
24.12.2017
Cartas de los lectores

¿Dónde están los hombres buenos?

24.12.2017 | 01:24

Las fechas navideñas en las que estamos una vez más, absortos, son como los leños que crean lumbre para convertirse poco después en brasas y luego en cenizas. Los niños ya no son los únicos protagonistas en el escenario navideño desde que los adultos se subieron al carro del gasto y el consumo.

Estas fechas en las que la unión familiar, la paz y la solidaridad deben ser el motivo de la celebración, se transforman en un afán de materialismo encubierto, flagelado por un agonizante escenario económico. Desde que nuestra sociedad contrajo enfermedades como la avaricia, afán de poder, materialismo, e hipocresía, la Navidad se ha convertido en una fiesta carente de transparencia basada únicamente en una apología del consumismo.

Estas plagas no se mitigan con sonrisas fingidas aliñadas con una copa de champán en la mano ni con los sermones baratos de nuestros líderes políticos. Deberíamos avergonzarnos como seres humanos por elegir a gobernantes que son incapaces de detener las masacres de las que todos somos testigos. Porque también en Navidad, podemos ver imágenes en tiempo real de un padre sosteniendo el cuerpo de su pequeño hijo huyendo del holocausto.

Mientras somos víctimas del embrujamiento consumista, igual que ludópatas en un casino, cientos de niños están siendo asesinados y no hacemos nada por evitarlo. Estas y muchas más atrocidades están sucediendo en mundo a cada paso más inhumano y sanguinario, plagado de guerras en las que no sabemos quiénes son los hombres buenos y los hombres malos.

La hipocresía es una plaga devastadora y principal amenaza contra la paz. No pretendo chafar la fiesta a nadie, pero al menos que el comienzo del próximo año nos sirva para reflexionar cómo podemos trabajar por un mundo en que la paz de la humanidad deje de ser algo intranscendente.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 401) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine