13 de mayo de 2012
13.05.2012
Abogado y fundador del movimiento independentista canario Mpaiac

Antonio Cubillo: "El hombre que intentó matarme en Argel era un simple mandado"

"Quería hablar conmigo, según él, lo habían engañado y llevaba años sin poder dormir. Acepté a cambio de que me revelase algunas cosas"

13.05.2012 | 05:48
Antonio Cubillo. / josé luis gonzález

Antonio Cubillo (La Laguna, 1930) cuenta en un documental rodado por su sobrino, que acaba de estrenarse en Tenerife, cómo fue el día en el que atentaron contra su vida en Argel, en 1978. La cinta sobre el exlíder del Mpaiac (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario) desvela aspectos inéditos del intento de asesinato, atribuido a los servicios secretos españoles

-¿Cómo reaccionó usted ante la petición de su sobrino Eduardo Cubillo, autor de Cubillo, historia de un asesinato de Estado, de que contara el atentado?

-No me sorprendió, puesto que estudiaba Imagen. Le dije que le facilitaría toda la documentación que necesitara.

-Él cuenta que usted aceptó de inmediato verse cara a cara con el sicario que le dejó en silla de ruedas de dos cuchilladas, Juan Antonio Alfonso...

-Insistió mucho en que quería hablar conmigo; según él, lo habían engañado y llevaba años sin poder dormir. Vino a Tenerife ypuse la condición de que le daría la mano si me revelaba una serie de cosas que me interesaba saber.

-¿Qué cosas eran esas?

-Le dije: 'Mira, antes de que muriera Houari Boumediene (expresidente de Argelia), a ti te iban a fusilar, porque estabas condenado a muerte, pero yo les dije a los servicios secretos argelinos que me interesaba que siguieras vivo para saber algunas cosas'. Por eso no lo fusilaron, pero estaba en la lista. Yo quería saber quién le había dado la maleta de explosivos, que fue la primera opción para matarme. Él me confirmó que se la habían dado los servicios secretos españoles. Que la idea era ponerla en mi coche y que él se había negado porque yo iba con mi mujer y mis hijos. Además, se dio cuenta de que yo no era un agente de la CIA, como le habían dicho. Fue entonces cuando, según él, Espinosa (espía que estuvo infiltrado en el Mpaiac y cumplió cárcel por el atentado) le amenazó con que, si no lo hacía, les cortarían el cuello a él y a su familia.

-Juan Antonio Alfonso asegura que actuó solo, pero usted está convencido de que eran dos.

-Claro que eran dos, José Luis Cortés, que iba con él, fue condenado a 20 años. Yo llegué allí y vi a dos hombres vestidos de negro y dije 'bonsoir' (buenas tardes, en francés). Me contestaron con el mismo saludo, me di la vuelta y me atacaron: primero por delante, me abrieron la barriga, y después, al caerme, me dieron una puñalada en la espina dorsal y por eso estoy en una silla de ruedas. Caí por la escalera y la orden que tenían era de que me cortaran el cuello y me quitaran la cartera y los documentos, para que pareciera obra de rateros. Entonces, apareció un vecino nuestro, monsieur Okbi, que mide dos metros,y ellos salieron corriendo. Él llamó por radio inmediatamente y vino la ambulancia. Me salvé porque había un partido de fútbol y no había tráfico.

-¿Estaba en coma cuando llegó al hospital?

-Llegué con un litro y medio de sangre. Tengo el grupo A negativo y como casi todos los bereberes son O negativo, que es un tipo universal, me hicieron las transfusiones. Además, había un cura que era suizo, el padre Blanc, que me dio dos litros de sangre, después le dieron dos bocadillos y le sacaron otro medio litro... Tengo sangre de cura.

-¿Había coincidido con Juan Antonio Alfonso alguna vez después del día del atentado?

-Sí, en Madrid, en 1990, cuando vino a declarar como testigo en el juicio contra José Luis Espinosa. Lo condenaron a 20 años. Allí, el abogado de Alfonso también me confesó que quería darme la mano, porque estaba muy arrepentido. Entonces, no quería saber nada de él.

-¿Le guarda rencor?

-No, no. Él fue un simple mandado de Espinosa y de Martín Villa.

-¿No quiso reunirse conEspinosa?

-No, no, no, es un tipejo y yo con tipejos no quiero saber nada. Es un vulgar mercenario.

-Su sobrino sostiene que usted era un elemento incómodo en la Guerra Fría, ¿por qué cree usted que quisieron matarle?

-Porque en febrero de 1978, en Trípoli se decidió que iría a presentar el caso de Canarias ante las Naciones Unidas. Yo había presentado un memorándum que entregué en Argelia al Comité de Descolonización de la ONU. De las Naciones Unidas vinieron a hablar conmigo a Argel y me dijeron que tenía que conseguir el apoyo del grupo africano de los países independientes para abrir el proceso. Eso haría que se exigiera a España un calendario de descolonización. Yo tenía que salir de Roma el 10 de abril con el presidente de la OUA (Organización de Estados Africanos). Allí me hubieran esperado los servicios secretos alemanes para ametrallarme, si el 5 no me hubiesen acuchillado.

-¿Los servicios secretos alemanes estaban implicados, como afirma el periodista Melchor Miralles?

-Gobernaban los conservadores en Alemania y mirando papeles antiguos sobre un espía llamado Werner Mauss encontraron un telegrama de un agente suyo, un yugoeslavo, que decía: 'El atentado será el día 5', con todos mis datos. El Parlamento alemán me citó a declarar. Mauss era el representante de la Agencia TUI y volaba cada semana a Canarias. Tenían intereses turísticos aquí y por eso enviaron al yugoeslavo para infiltrarse en el Mpaiac.

-¿Se olió el atentado?

-Los servicios secretos argelinos, con los que tenía muy buena relación, porque era un Gobierno revolucionario que apoyaba los movimientos de liberación, un año antes me vinieron a buscar a medianoche para llevarme a un palacio en las afueras de Argel. Me pusieron una guardia y me dijeron que un comando enviado por el capitán general Hierro, entrenado en Fuerteventura, venía para matarme. Eran legionarios españoles y dos hombres de la OAS (Organización del Ejército Secreto francés). Lo sabían porque tenían un policía sobornado en Madrid al que le pagaban mucho dinero y que les dio el aviso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Enoturismo en Galicia
en Semana Santa

Un viaje a través de los "afortunados" secretos de las D.O. gallegas: Rías Baixas, O Ribeiro, Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei


ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario