05 de septiembre de 2020
05.09.2020
La Opinión de A Coruña

Objetivo: un país en cuarentena

El fotógrafo coruñés Manu Cordonié retrata la huella del virus en 28 ciudades españolas

05.09.2020 | 00:41

Al fotógrafo coruñés Manu Cordonié, el confinamiento, con su posterior desescalada, lo pilló en la carretera. Fue casi sin querer: de salir a retratar las calles y plazas inhóspitas de A Coruña, a embarcarse en una aventura que duró semanas, y a la que todavía resta una segunda parte. Con el objetivo de plasmar la realidad de un país confinado, así como su paulatino despertar, en forma de una exposición virtual en su blog fotográfico, manucordonié.blogspot.com, Manu Cordonié emprendió la marcha cuando el pulso de la ciudad ya se había detenido por completo.

"En A Coruña, las gaviotas invadían las barandillas, la arena estaba limpia, las calles totalmente desiertas", recuerda. Una imagen que raramente podrá olvidar y que ha estado, durante estos meses, al alcance de muy pocos, confinados en sus hogares a la espera de que la curva de los datos diese un respiro al encierro. Casi sin darse cuenta, la carretera le llevó a un Santiago de Compostela que le regaló una imagen que raramente volverá a repetirse, la de una plaza del Obradoiro vacía de turistas que no dudó en capturar y una muralla de Lugo que nunca había ofrecido una imagen más desoladora. Las instantáneas de Ourense y Pontevedra confirman el silencio

Para entonces, la decisión de continuar explorando nuevas localizaciones ya estaba tomada. Para su siguiente destino, tocó cambiar de comunidad autónoma y saltar hacia Salamanca, Zamora, Ávila y Toledo, que hicieron las delicias de sus objetivos. "Toledo es todo antiguo, todo de ladrillo. Fue capital de España, algo que se ve en su majestuosidad. De esa ciudad hice un reportaje muy extenso, porque llegué y me encontré el Alcázar totalmente vacío", señala. Fue allí, confiesa, cuando sopesó dar media vuelta y regresar, una vacilación que, no obstante, duró poco, ya que pocas oportunidades tendría como esa de retratar a un país entero paralizado por un enemigo invisible.

"Decidí bajar al sur. Al fin y al cabo, estaba a un pasito. Entré por Córdoba, Úbeda, y Baeza, pueblos preciosos llenos de piedra", relata. De ahí a Jaén, donde recalaría dos días y donde podrá observar los primeros efectos que el aislamiento empieza a poner de manifiesto en sus residentes. "La gente te habla, quiere información sobre lo que haces, quiere conversar", recuerda.

La siguiente parada ofrece otra de las imágenes irrepetibles: La Alhambra de Granada ha perdido la vida y casi el color. Sus puertas se han cerrado sine die y la tensión se palpa en el ambiente. "Pateo la ciudad entera andando. Es la mejor forma de hacer fotografías, si vas en taxi, al final, no conoces los lugares", aconseja. Para su andadura andaluza pone el foco de sus lentes en las partes más antiguas y turísticas que otrora estuvieron anegadas de turistas y curiosos, y que parecían haberse quedado congeladas en el tiempo. Un relato gráfico de los tiempos más extraños que la humanidad ha vivido. "Este tipo de fotos, en las que se aprecia el contraste, ubican muy bien el momento en el que se hicieron, entre marzo y junio de 2020, son referencias históricas", aprecia Manu Cordonié.

El inicio de la desescalada le sorprendió en su periplo, con lo que, a partir del relajamiento de las restricciones de abril, su recorrido fotográfico comienza a lanzar estampas diferentes. "En las imágenes se empieza a apreciar las salidas de la gente por grupos de edad, todos los mayores juntos, los niños empiezan a llenar las calles", apunta.

En un momento dado, la proliferación de ropa deportiva se adueña de las instantáneas en las horas fijadas para correr o andar en bicicleta. Las ciudades despiertan de su letargo y la primavera llega, pero algunos elementos se resisten a terminar la parálisis. "Sigue habiendo carteles del Día del Padre que se han quedado desde marzo, conciertos cancelados...".

A su paso por Cádiz, Córdoba, Antequera y Sevilla, las terrazas, ya concurridas por el cambio de fase, arrojan estampas prepandémicas, pero empieza a aparecer un elemento que, meses después de la catarsis, a nadie llama ya la atención: las mascarillas.

En Mérida y Cáceres la experiencia es parecida: monumentos desiertos y terrazas repletas de gente. Madrid, en fase 1, le obliga, sin embargo, a retroceder en el tiempo. Segovia, Pedraza, Sepúlveda, Valladolid, Burgos y León sirven para poner el broche del recorrido de vuelta, que toca a su fin por el momento. La pandemia no ha parado y Manu Cordonié, cámara en mano, espera el momento para retomar el camino y buscar nuevas latitudes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia