La organización juvenil Galiza Nova exige la dimisión del concejal de Fiestas, Carlos González-Garcés, por su gestión de los festejos, que consideran de baja calidad, antigallegos y que no están pensados para la juventud.

Los nacionalistas proponen al Concello que la oferta musical durante el mes de agosto no sea sólo gratuita, sino también de pago si eso implica que acudan a la ciudad grupos de primer nivel. Otra de las propuestas que plantea el colectivo es la de reducir el número de días de festejos y que se pase de los 31 actuales a los siete de una semana. Denuncia Galiza Nova la inversión municipal en la feria taurina -que asciende "a 130.000 euros más 50.000 en publicidad"- y la inclusión de artistas como El Consorcio y Raphael en el Noroeste Pop Rock en detrimento de grupos gallegos o para la juventud. No son las de A Coruña las únicas fiestas que suspenden el examen de Galiza Nova también necesitan mejorar las de la comarca.