18 de octubre de 2011
18.10.2011

La Universidad delega la tramitación de las licencias en las adjudicatarias de las obras

Las licitaciones establecen que el contratista está "obligado" a gestionar los permisos para los trabajos y que la institución educativa debe vigilar que cumple . La Universidad ejecutó proyectos sin autorización municipal

18.10.2011 | 11:40
Despachos construidos sin licencia por la Universidad en el aparcamiento de Arquitectura Técnica. / juan varela

La empresa debía pedir la licencia en nombre de la Universidad, pero esta debía vigilar que lo hiciese. Es la conclusión del pliego de condiciones de los proyectos que desarrolló la institución académica sin permiso del Ayuntamiento. El documento que regía los concursos establecía la obligación de la firma adjudicataria de solicitar los permisos necesarios para los trabajos, así como abonar los costes, pero lo cierto es que el Rectorado debía haber vigilado el cumplimiento de estos requisitos que marcaba en la licitación. Fuentes de la Universidad señalan que es habitual que las administraciones deleguen en las compañías la tramitación de los permisos

La empresa adjudicataria de las obras que incluyeron en los aparcamientos de la Escuela de Arquitectura Técnica y de la Facultad de Ciencias una planta de despachos sin la necesaria autorización del Concello tenía la obligación de pedir la licencia municipal, según consta en el pliego de condiciones del proyecto, una condición que se repite en otros concursos de proyectos que la Universidad ejecutó sin licencia. En el documento se estipula que el contratista debía "gestionar el otorgamiento de licencias, impuestos, autorizaciones y requerimientos establecidos en las normas y ordenanzas municipales" y especificaba que tendría que realizar estos trámites tanto para iniciar, ejecutar o entregar la obra pidiendo a la Universidad los documentos que necesitara.

Fuentes de la institución académica aseguran que es habitual que en las licitaciones de obras públicas se establezca esta condición, que evita que los funcionarios tengan que realizar el proceso administrativo de petición de permisos. Eso sí, cada entidad, añaden, incluye esta opción en sus pliegos de condiciones de una manera distinta, siendo la de la Universidad clara en sus preceptos, en los que también incluye el abono de los gastos que supongan las licencias requeridas para desarrollar el proyecto. Además, tras la realización de esos gastos -que corren a cuenta de la adjudicataria-, añade este documento del concurso público y otros correspondientes a otros proyectos, el contratista debe dar conocimiento "inmediatamente" al Rectorado "de haber cumplido dichos trámites".

Pese a la existencia de esta cláusula que haría responsable a las empresas que realizaron las obras de no haber solicitado y obtenido las licencias, la administración que firma el contrato debe vigilar el cumplimiento del pliego de condiciones. La Universidad, sin embargo, no controló esta tramitación y ejecutó varias obras sin licencia, como la construcción de oficinas en los parkings de las facultades de Arquitectura Técnica y Ciencias, en A Zapateira, y el primer módulo del área científica del parque tecnológico del campus de Elviña. El rector, José María Barja, destituyó hace una semana al vicerrector de Infraestructuras, Xosé Luis Martínez, después de que éste admitiera la realización de obras sin licencia. El rector ordenó una investigación para determinar qué proyectos estaban bajo esta situación, de cuyas conclusiones informará mañana al Consello de Goberno de la Universidad, y se comprometió a reponer la legalidad.

Según el exvicerrector de Infraestructuras, Xosé Lois Martínez, fueron dos las razones que le llevaron a tomar tales decisiones. La primera y fundamental en todos los proyectos que se llevaron a cabo sin permiso municipal es la falta de suelo para ampliar sus instalaciones, debido a la paralización de las expropiaciones de terreno que deberían hacer tanto Xunta como Ayuntamiento. Además, el exdirigente de la institución académica también afirmó, en el caso específico de las obras acometidas en los aparcamientos, que de haber esperado por la licencia se hubieran perdido los fondos autonómicos que se habían destinado a esta construcción.

Martínez alegó que la revisión del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) ya contempla esta modificación que legalizaría la obra, aunque el documento urbanístico todavía no ha completado el proceso y sigue pendiente de su aprobación definitiva, prometida por el Gobierno local para verano de 2012.

El también profesor de la Escuela de Arquitectura defendió que las actuaciones no son ilegales porque no actuó "con ánimo de ocultarlo", aunque días después de hacerse públicas las obras sin licencia que había permitido en el campus fue destituido por el rector.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

CONTENIDO PATROCINADO


Hack a BOS, un nuevo ecosistema tecnológico

La primera escuela de programación de Galicia desembarcará en Vigo el próximo mes de septiembre


Un candidato de armas tomar

El jefe de Fotografía de La Opinión A Coruña, Víctor Echave, lanza en su blog la serie 'Campaña (tienda de)', con algunas de sus mejores imágenes de la carrera electoral en A Coruña

esquelasfunerarias.es