27 de octubre de 2011
27.10.2011
Las comunicaciones en la Gran Coruña

La Xunta admite que la viabilidad económica de la red de metro ligero es "complicada"

La Xunta promete tener a principios de 2013 una propuesta de implantación de este medio de transporte . PSOE y BNG le critican que en tres años no haya concluido el análisis de las líneas y su financiación

27.10.2011 | 12:37
Prototipo de metro ligero que circuló en pruebas por A Coruña en 1999 (derecha), junto a un tranvía turístico. / la opinión

La posibilidades técnicas están claras, pero que el metro ligero sea viable en términos económicos no parece tan seguro. El director xeral de Mobilidade admitió ayer que la crisis económica y la supuesta rentabilidad de este nuevo medio de transporte en A Coruña dificultan su puesta en marcha. No será hasta el primer trimestre de 2013 cuando se conozca el veredicto y la Xunta anuncie -a pocas semanas de las elecciones- si se aborda o no el proyecto. PSOE y BNG criticaron ayer que en los últimos tres años de Ejecutivo gallego del PP no se haya avanzado más en la implantación del metro ligero y que ni siquiera se haya acabado el estudio

"La viabilidad técnica parece estar fuera de toda duda, es más complicada la viabilidad económica". El director xeral de Mobilidade, Miguel Rodríguez Bugarín, reconoció ayer la dificultad que podría suponer la implantación del metro ligero debido a la crisis económica y la falta de fondos que provoca en la administración pública y por la propia rentabilidad de las líneas que se pusieran en funcionamiento. Para aclarar esta incógnita, que podría suponer el abandono de la idea que han barajado los últimos gobiernos locales y autonómicos, la Xunta elabora un estudio "riguroso" que aclarará el futuro de este medio de transporte en la ciudad. "Lo que tenemos es que preocuparnos no de cómo hacer las cosas sino de cómo abordar la construcción de ese proyecto", añadió Bugarín, que apuntó que se podría plantear una financiación pública o un proceso de concesión a una empresa privada.

A lo largo del próximo año se realizará esta "evaluación económica" de la red de transporte dentro del estudio completo sobre el metro ligero que concluirá en el primer trimestre de 2013, avanzó Bugarín, con el anteproyecto de la primera línea. Se conocerá entonces por dónde transcurrirán los vehículos o el número de convoyes que se necesitan, cuánto costará y, puntualizó, "si se puede abordar". A punto de finalizar la legislatura -en el mes de marzo- será cuando el Gobierno gallego pondrá sobre la mesa los resultados del informe y los planes de futuro. "Ahora estamos en un nivel de definición", explicó. Pese a las reticencias que muestra el responsable autonómico, también apuntó a las diferentes maneras tanto de financiación como de modelos de metro ligero: "En el mundo hay muchos tipos". Eso sí, no quiso adelantarse a los acontecimientos y no avanzó ninguna característica que podría tener la propuesta que se realice en año y medio, aunque ya había comentado en meses pasados que se podría aprovechar la red del tranvía turístico -aunque en las últimas semanas se está efectuando un estudio sobre su seguridad- y consideraba prioritario que llegara a la estación intermodal de San Cristóbal y al aeropuerto de Alvedro.

En los próximos meses se realizará el "plan de red" de configuración de líneas, en general, y se consultará con los ayuntamientos del área metropolitana ya que el estudio que tiene en marcha la Xunta sustituye al que realizó el anterior Gobierno autonómico de PSOE y BNG por no contener la conexión del metro ligero coruñés con la comarca. "Saldrá fuera de A Coruña por lo que hablaremos con los concellos afectados", expuso Bugarín, que apostilló que el mismo proceso se seguirá en las otras ciudades con planes de contar con este tipo de medio de transporte: Santiago y Vigo.

El director xeral de Mobilidade defendió la partida de alrededor de 300.000 euros que consignan los presupuestos autonómicos para 2012 para rematar el estudio y, pese a las dudas sugeridas sobre su viabilidad económica, se defendió de las críticas vertidas por PSOE y BNG: "Este dinero es la constatación de que no se deriva dinero a otro sitio ni se abandona el proyecto". Y es que ambos grupos municipales tacharon de escasa la partida consignada para el año que viene y, sobre todo, insistieron en que en los últimos tres años no se ha avanzado lo que se debería en el proyecto.

El portavoz del BNG, Xosé Manuel Carril, denunció que la previsión plurianual en las cuentas públicas de la Xunta de 2010 para los siguientes años suponían una inversión, en tres ejercicios, de 4,5 millones de euros, aunque, después se comprobó cómo en 2011 se invertían 170.000 euros -y no los 1,5 millones planeados- y ahora se anuncian 300.000 para el año que viene -en vez de los 3 millones contemplados en 2010-. "Si echamos cuentas llevamos un millón de euros en estudios. La ciudad de A Coruña va a ser la más estudiada en temas de metro ligero y los coruñeses seremos doctores en el tema", ironizó el nacionalista, que denunció que por ahora nada se sabe del informe. Carril denunció que con la cantidad invertida hasta ahora se podrían haber financiado, por ejemplo, muchos proyectos de investigación universitaria y propone que se aprovechen las vías ferroviarias actuales para poner en marcha el tren de cercanías con el objetivo de ahorrar el coste de construir toda la infraestructura del metro ligero.

El grupo municipal socialista tachó de "simbólicas" las partidas que ha destinado la Xunta a este medio de transporte que, dice, prometió el actual alcalde, Carlos Negreira, "hace una década". "Está en estudio desde 1990. Después de 22 años sigue igual y Negreira lo compromete cada campaña electoral", critica el PSOE en el Concello, que, como el BNG, también reprocha que nada se sepa de los informes que realiza el Gobierno gallego. Considera que con este ejemplo se debe "poner en duda" el compromiso del Gobierno gallego con el transporte público.

Objetivo: Acabar con las retenciones

El informe que realizó el año pasado la Consellería de Infraestruturas, previo al estudio que ahora realiza una empresa externa, Sener Ingeniería y Sistemas, concluía que la red viaria de la comarca coruñesa se encuentra en un "estado crónico de saturación" y sufre "continuas" retenciones de tráfico, sobre todo en su entrada en A Coruña. El metro ligero supondrá, según la Xunta, una alternativa al uso del coche particular, que tacha de generalizada en el área, sobre una red de comunicaciones "costosa de articular y mantener". La previsión de habitantes a los que daría servicio el nuevo medio de transporte que hacía el Gobierno gallego en el documento era de un total de 409.085, lo que, advertía el estudio, supone el 14,6% de la población gallega en solo el 1,6% de la superficie de la comunidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es