Un joven ha sido condenado a dos años de prisión y a pagar 12.000 euros por haber lesionado a otro con una botella de cerveza en un local de ocio nocturno ubicado en el pasadizo del Orzán. El suceso que motivó el juicio, que no llegó a celebrarse al alcanzar un acuerdo la defensa y la Fiscalía, ocurrió el 11 de noviembre de 2007.

El condenado, según explicaba el fiscal en su escrito de acusación, golpeó al joven agredido cuando este se encontraba con su novia y "sin mediar palabra". El acusado utilizó para ello un botellín de cerveza con el que golpeó la cara de su víctima, a la que causó diversas heridas de las que tardó siete días en recuperarse.

El fiscal también informaba en su escrito de acusación de que al joven que sufrió el ataque le habían quedado varias cicatrices de 1 y 0,5 centímetros en la cara.

La pena de prisión que finalmente ha sido impuesta al acusado es menor que la que inicialmente solicitaba la Fiscalía -dos años en lugar de los tres que proponía el Ministerio público-. La indemnización que deberá pagar, de 12.000 euros, supera a la de 10.000 euros que recogía el escrito de acusación.