26 de julio de 2013
26.07.2013
La Opinión de A Coruña

Un vigilante, penado por dejar entrar a ladrones en una nave de A Grela

El 091 evitó el robo al interceptar a dos furgonetas cuando salían del local con los productos robados, cuyo valor ascendía a 1.339 euros

26.07.2013 | 00:00
Un vigilante, penado por dejar entrar a ladrones en una nave de A Grela

Vigilaba de madrugada desde hacía diez años una nave de A Grela, pero en septiembre de 2008 decidió organizar su asalto con otras tres personas. El guarda de seguridad permitió la entrada en las instalaciones de dos furgonetas y ayudó a los ladrones a llenarlas de alimentos y productos de droguería. Una juez lo condenó a seis meses de cárcel; y a los otros tres imputados, a cuatro meses de prisión

Un vigilante de seguridad de una nave de A Grela organizó, junto con otras tres personas, dos robos en las instalaciones en las que trabajaba. Así lo indica la magistrada del Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña en la sentencia en la que lo condena a seis meses de cárcel. La juez, además, impuso cuatro meses de prisión a cada uno de los otros tres procesados.

El empleado de la compañía, que tenía 38 años y desempeñaba el mismo puesto desde hacía diez años, durante la madrugada del 6 de septiembre de 2008 abrió la puerta del local en dos ocasiones para que accediesen dos furgonetas en las que cargaron mercancía. Los sospechosos llegaron a abandonar las instalaciones, pero al salir de la nave fueron interceptados por agentes de la Policía Nacional. El robo, por tanto, no se consumó, por lo que los procesados fueron condenados por cometer un delito de hurto en grado de tentativa.

El primero de los vehículos, en el que viajaban dos de los implicados, llegó al polígono sobre las 00.35 horas y permaneció estacionado delante de la puerta de entrada lateral de la nave hasta las 01.13 horas. En ese instante el vigilante abrió la puerta de las instalaciones a sus dos compañeros y entre los tres cargaron en la furgoneta alimentos y productos de droguería valorados en 423 euros. Entre ellos figuran 15 botellas de aceite de oliva, nueve paquetes de galletas, una caja con 12 envases de tomate frito, ocho suavizantes, 24 bolsas de palomitas, seis desodorantes, 30 paquetes de pipas, un paquete de papel higiénico, una caja de 12 botellas de vino, bolsas de maíz, tabletas de chocolate o seis geles.

Una hora más tarde el guarda de seguridad volvió a permitir la entrada a otra furgoneta conducida por otro de los condenados. Entre los dos llenaron el turismo con rapidez de objetos similares, entre ellos, pañales, champús, ambientadores, quesos o jamones. La mercancía, según destaca la juez en la sentencia, fue tasada en 916 euros.

Los dos vehículos fueron detenidos por la Policía Nacional en cuanto abandonaron la nave. Los alimentos y demás productos que intentaron sustraer fueron devueltos al propietario de la empresa en perfecto estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es