08 de junio de 2014
08.06.2014

El gran atasco que todavía no ha llegado

Las advertencias efectuadas en los días previos y la oferta de rutas alternativas evitaron retenciones por el cierre del túnel de María Pita

08.06.2014 | 01:09
Coches en dirección al paseo en la calle Hospital, esta semana. víctor echave

Muchos temían que el miércoles se formase un atasco gigantesco en el centro por el corte del túnel de María Pita, pero el dispositivo de tráfico montado y el miedo a ese colapso hicieron que la circulación fuese fluida tanto ese día como los siguientes, aunque habrá que observar la evolución en los próximos diez meses

El pasado miércoles estaba señalado en la agenda del Gobierno local como su particular Día D, ya que las obras de la Marina obligaban a efectuar en esa fecha el cierre al tráfico del túnel de María Pita, uno de los puntos de mayor importancia para la circulación en la ciudad. Pero, para sorpresa de todos, la jornada discurrió con normalidad, al igual que la del jueves e incluso la del viernes, en la que los expertos temían que los problemas que hasta entonces no habían aparecido se manifestasen incluso con mayor intensidad.

¿Qué pasó para que no se originase el descomunal atasco en el centro que muchos vaticinaban? Era más que previsible que cortar la principal vía de acceso a Monte Alto y desviar todo ese tráfico por el paseo marítimo tendría que afectar a la circulación en todo el centro de la ciudad, pero en la práctica tan solo se apreció un mayor número de vehículos en las horas punta en la avenida Barrié de la Maza, sin que llegaran a formarse grandes retenciones.

Parte de la explicación puede encontrarse en las advertencias realizadas por el Ayuntamiento en las semanas previas acerca de lo que podría sucederles a quienes se aventurasen por el centro coruñés una vez que se cortase el túnel de María Pita. La Policía Local no ha cuantificado el volumen de vehículos que ha circulado en los últimos días, pero seguramente su número ha descendido por el temor de muchos conductores a verse atrapados en un atasco descomunal.

La puesta en marcha de itinerarios alternativos -la tercera ronda, las de Nelle y Outeiro y el paseo marítimo- es otro de los factores que han contribuido a impedir la congestión, ya que los automovilistas supieron desde un primer momento qué ruta seguir para no tener que circular por las zonas que previsiblemente iban a estar más transitadas.

Por si esta oferta de recorridos sustitutorios no fuese suficiente, la presencia de un buen número de agentes de la Policía Local en los puntos más transitados para informar a los despistados y agilizar el paso de los automóviles en los cruces semafóricos ayudó también a que la circulación fuese más fluida. No es descartable además que una parte de quienes se desplazan habitualmente en sus vehículos para trabajar hayan optado esta semana por hacer uso del transporte público, lo que sería un factor añadido a los anteriores a la hora de explicar por qué no se colapsó el centro en los últimos días.

Pero hasta el mismo Gobierno local advierte de que no hay que bajar la guardia ante este resultado, ya que los problemas para el tráfico pueden aparecer en cualquier momento durante los próximos diez meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es