25 de octubre de 2014
25.10.2014
La Opinión de A Coruña
'Operación Zeta' Investigación por fraude en subvenciones

La Xunta concedió una subvención a Crespo después de detectar irregularidades en cursos

El Gobierno gallego le otorgó 100.000 euros en 2013 n Feijóo asegura que decidió "cortar todo tipo de contrato" con el imputado cuando Traballo percibió anomalías en 2012, con la operación judicial abierta

25.10.2014 | 01:25
Agentes de la Policía Judicial, en junio de 2012, durante el registro de Azetanet. 13fotos

La Consellería de Traballo e Benestar concedió una subvención por importe de 100.000 euros a Azetanet, la consultoría dirigida por Gerardo Crespo, un año después de detectar irregularidades en los cursos de formación. La Xunta denunció ante Fiscalía las anomalías en el uso de las ayudas públicas en marzo de 2012, cuando la investigación judicial ya estaba abierta -comenzó entre septiembre y octubre de 2011-.

El presidente del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, defendió el jueves que había decidido "cortar todo tipo de contrato" con las empresas de Gerardo Crespo tras sospechar, después de que la policía ya le siguiese la pista, del supuesto fraude en los cursos para los que durante años le concedió subvenciones millonarias. "El presidente decidió poner en manos de la Fiscalía y denunciar y dejar sin efecto en las convocatorias a las empresas investigadas", sentenció Feijóo.

Los datos sobre ayudas públicas otorgadas por la Consellería de Traballo e Benestar, sin embargo, revelan que le adjudicó 100.000 euros a Azetanet para el desarrollo de cursos para desempleados un año después de poner los supuestos delitos cometidos por el grupo empresarial en conocimiento de la Justicia. El departamento que dirige Beatriz Mato indicó ayer que Crespo no está inhabilitado, al tiempo que destacó que los talleres para desempleados para los que le otorgó la subvención en 2013 están "auditados" por funcionarios.

La Xunta también concedió en 2013 a la Asociación de Empresarios Discapacitados de Galicia (AED), dirigida por el imputado, dos ayudas, por importe de 23.840 euros cada una, para "la puesta en práctica en Galicia de programas integrados para el empleo" durante 2013 y 2014. La asociación de discapacitados del empresario, que tiene sedes en A Coruña y Vigo, sin embargo, no presentó la documentación requerida por la Xunta una vez que le informó de que era la beneficiaria de las subvenciones, por lo que estas fueron revocadas.

Tanto Feijóo como el máximo responsable del partido en la provincia de A Coruña y alcalde de la ciudad, Carlos Negreira, negaron el jueves los pagos a su partido registrados en la caja B de Crespo, imputado en la presunta trama sospechosa de defraudar alrededor de 20 millones en subvenciones destinadas a cursos de formación, la mayoría, 15 millones, procedentes de la Consellería de Traballo entre 2008 y 2012, un período que abarca el último año del Gobierno de PSOE y BNG y los tres primeros de la nueva etapa del PP en la Xunta. Las empresas de Crespo también percibieron fondos autonómicos en años anteriores, pero éstos no están incluidos en la investigación.

El presidente del PP de Galicia aseguró no tener "constancia directa ni indirecta" de los pagos por importe de 17.000 euros al PP que figuran en la contabilidad de Crespo decomisada por los agentes de la Policía Judicial en el registro de sus empresas. "Nosotros solo tenemos una contabilidad, que es la contabilidad oficial, y es la que está auditada por el Tribunal de Cuentas. Por tanto, a esa me remito y en esa no aparece absolutamente nada", respondió Negreira.

La contabilidad no oficial de Crespo descubierta por la Policía Judicial refleja, además de las aportaciones al PP, pagos al exdirector xeral de Traballo, Odilo Martiñá, por importe de 5.700 euros. Martiñá, que fue nombrado por el PP, dimitió el pasado septiembre, el día antes de ser citado por el 091 para declarar en el cuartel de Lonzas.

Los agentes, además, sostienen que los archivos informáticos que examinaron prueban que Crespo tenía a sueldo al exdirector xeral, al que supuestamente abonó 300 euros mensuales desde 2006 hasta mayo de 2009, lo que sumaría "una cantidad cercana a los 18.000 euros". Otro alto cargo del PP implicado en la trama, Luis Alberto Álvarez Freijido, figura como receptor de 8.000 euros de la caja B del empresario cuando ejercía de jefe territorial de Traballo. Hasta el miércoles ocupaba un puesto de director en la Diputación. Álvarez Freijido presentó su dimisión hace dos días. El PP cesó a otro jefe de servicio de la Xunta en cuanto tuvo conocimiento de su implicación en el caso. Joaquín Vila Sampayo recibió, según las cuentas de Crespo, regalos por importe de 922 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

esquelasfunerarias.es